Juguetes acuáticos

Mucho cuidado con los juguetes para la bañera: podrían contener bacterias

El caso de esta mamá te dejará sin palabras. Por mucho que se esmeraba limpiado los juguetes acuáticos de su hijo, no pudo evitar que una bacteria invisible de uno de ellos, entrase en el ojo del pequeño. Temió por su visión.

pato
Fuente: iStock

En muchas ocasiones, la hora del baño se convierte en una odisea con los niños. Por suerte, existen juguetes que hacen el momento más llevadero: los famosos juguetes acuáticos. Aquí incluimos pistolas de agua, los archiconocidos patitos de goma (en todas sus versiones) o, incluso, los barcos que flotan. Sin embargo, el testimonio de esta madre podría hacer que cambies de idea sobre ello. Avisamos: no basta con que los limpies bien después de cada uso en la bañera o cualquier instalación acuática.

Ella es Eden Strong y hemos conocido su historia a través de Instagram, donde ella misma se ha encargado de compartirla con el fin de avisar y ayudar a otras personas. Ella, al igual que sabemos todos, era bien conocedora de que los juguetes acuáticos pueden provocar infecciones y guardar moho en su interior si no los limpiamos bien después de usarlos. “Después de cada baño de mi hijo, los exprimía bien para sacar todo el agua, los limpiaba con lejía y los veía al trasluz para evitar que hubiera moho en su interior”. Sin embargo, al igual que la mayoría de nosotros, no podía imaginar que su interior pudiera albergar bacterias que casi hacen que su hijo pierda la visión de un ojo.

Un simple chorro de agua provocó una grave infección a su pequeño

El pequeño, jugando durante la hora del baño, se roció la cara con un chorro de uno de sus juguetes y, por desgracia, un poco de ella entró en el ojo. Aunque al principio no lo dio importancia, en cuestión de días su hijo pasó a tener una infección grave en el ojo que le provocó el enrojecimiento severo de toda la región y la hinchazón de párpado y lateral del rostro. Los médicos, que acabaron aplicándole antibiótico intravenoso, llegaron a pensar que podría perder la visión.

Pero, ¿qué fue lo que provocó esta infección tan severa en el ojo del menor? Tal y como comenta su madre en el post de Instagram, una bacteria invisible que creció en el interior del juguete con motivo de la humedad.

Eden Strong, en declaraciones al medio Motherly, se pregunta por qué se siguen comercializando este tipo de juguetes si ha sido incluso la ciencia la que los ha puesto en jaque. En concreto, habla de un estudio publicado en la revista Nature en 2018. En el mismo se hablaba del hallazgo de bacterias potencialmente patógenas en cuatro de cada cinco juguetes acuáticos examinados.

“Tira los juguetes de goma. No puedes limpiarlos, no puedes ver las bacterias y siempre estarán sucios”, acaba diciendo esta madre en su cuenta de Instagram con el fin de advertir a otras familias sobre lo que le sucedió a su hijo.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo