Crianza

'No dejéis que YouTube críe a vuestros hijos': el aviso viral de una madre

Una madre californiana con tres hijos ha querido compartir en su cuenta de Instagram un texto para concienciar sobre la importancia de dedicar tiempo a nuestros hijos y no dejarles todo el día frente a las pantallas. En definitiva, ha realizado un llamamiento a la crianza consciente.

madre junto a sus tres hijos
Fuente: @thebennettgang

Sabemos lo complicado que es muchas veces sacar tiempo para los hijos. El trabajo, las tareas del hogar, el colegio o las actividades extraescolares suponen una rutina a menudo caótica donde lo primero que siempre se pasa por la cabeza es dejarles un ratito con el móvil o el ordenador mientras nosotros disfrutamos del silencio.

Sin embargo, hoy en día son demasiados los niños y niñas que derrochan su tiempo libre frente a la televisión o frente a la pantalla del móvil con vídeos de YouTube y esta alegato en contra de ellas es lo primero que deberíamos pensar siempre que nos tienten.

Destiny Bennett, una madre de California (EEUU) con tres hijos, ha querido compartir en la red social de Instagram lo que opina sobre los padres que dejan a sus hijos al cuidado de los dispositivos tecnológicos.

Sin acritud alguna, la intención de Destiny era concienciar respecto a lo nocivo que puede ser para los más pequeños que sus padres no pasen tiempo junto a ellos. De hecho, reconoce que hasta hace muy poco ella era una de esas madres que miraba con alivio a la tecnología.

"Yo era esa mamá, pero nunca más volveré a ser esa mamá", escribe Bennett y añade que todo lo que los padres y madres damos a los niños cuando son pequeños es lo que "se llevarán a la edad adulta, y cuanto más podamos ofrecerles, mejor". La madre asegura que los vídeos de YouTube no proporcionan a los niños las lecciones de vida, el conocimiento, los valores y la moral de que sí tiene la familia. "No hay ningún programa de aprendizaje que puedan ver todo el día y que reemplace o esté a la altura de lo que tú, como madre o padre, puedes enseñarles y de la experiencia que obtendrá de esa enseñanza", recuerda.

"Decimos, 'tengo trabajo', y está bien, pero una cosa es eso y otra que un niño tenga que estar todo el día viendo YouTube y que se enfade cuando decides quitárselo, eso es un problema", apunta Destiny. La mujer insiste también en que somos los que hemos elegido traer a estos niños al mundo y como padres y padres, "no tenemos excusa alguna para no darles la mejor existencia posible".

El contenido de plataformas como YouTube, por mucho que entretenga, no está pensado para lo que cada niño en particular necesita. Por eso, Destiny Bennett insiste en que reduzcamos el tiempo de exposición a las pantallas de nuestros hijos e hijas y aumentemos el tiempo de compartir momentos juntos que será lo que les haga ser "la mejor versión de sí mismos".

La crianza consciente

Destiny hace un llamamiento a la crianza consciente. Como explicamos en este otro artículo, la crianza consciente se resume en prestar la máxima atención a todas las interacciones que tenemos con nuestros hijos. Se trata, de conectarnos con ellos a un nivel mucho más profundo, y nutrir su esencia.

A pesar de la buena intención de Destiny, el post no ha estado exento de crítica. Y es que muchos padres y madres se han tomado como una ofensa sus palabras y le han acusado de 'juzgar' las rutinas de otros padres y madres sin conocer las razones de sus actuaciones.

Para estos comentarios negativos, la madre ha reeditado la publicación con el objetivo de hacer hincapié en que sus palabras no iban dedicadas "a todos los padres o madres con hijos que consumen YouTube, ni tampoco al incremento de la exposición en estos momentos de pandemia". También asegura que conoce los obstáculos porque su marido y ella trabajan "fuera de casa y a jornada completa", y recalca que su intención era concienciar y ofrecer a las familias alternativas para limitar el tiempo de los pequeños frente a la pantalla.

También te puede interesar:
Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo