Embarazo

''Odiaba cómo me veía cuando estaba embarazada'': la dura reflexión de Kim Kardashian sobre su cuerpo en el embarazo

Cuando Kim Kardashian estaba embarazada de su primer hijo fue objeto de burlas y memes en internet debido a su aspecto. Ahora ha hablado alto y claro explicando todos los problemas de autoestima que llevó implicado aquello y su reflexión debería hacernos reflexionar a todos.

Por suerte, cada vez hay más conciencia y respeto sobre el cuerpo de la mujer en el embarazo. Y cada vez son más las embarazadas que saben que han de amar su cuerpo tal y como es, esté en el momento que esté. Durante la gestación, demuestra que es un templo de poder capaz de albergar vida y, solamente por eso, han de aceptarlo.

Pero, pese a ello, todavía quedan resquicios de una sociedad anterior, en la que era común ver cómo las mujeres eran criticadas por su aspecto durante el parto: que si te han salido manchas, que si has engordado mucho, que si verás para bajar esos kilos… Y eso es, precisamente, lo que tuvo que vivir Kim Kardashian en 2013, durante el embarazo de North, su primera hija. Y eso fue, también, lo que le hizo dejar de tener autoestima e, incluso, mirarse al espejo sin aceptar que su cuerpo había cambiado durante la gestación.

Ha hablado sobre ello en el podcast de Kirsten Bell y Monica Padmans titulado “We Are Supported by”. Incluso, ha explicado las consecuencias de las comparaciones a las que era sometida constantemente con Kate Middleton, que también estaba embarazada.

No aceptaba su cuerpo

“No era una buena persona embarazada, no me veía como una embarazada guapa. No me gustaba, lo odiaba, odiaba cómo me sentía y odiaba como me veía”, ha asegurado.

Incluso, tuvo ocasión de dar su opinión sobre las continuas burlas de los medios de comunicación, llegando a decir que tuvo que soportar ver una portada de revista en la que se le comparaba con la ballena Shamu. Y mil memes en internet.

Además, también recordó las continuas comparaciones con Kate Middleton, quien por aquel entonces estaba embarazada de George, su primer hijo y apenas ganó peso durante la gestación. “Fue todo muy, muy loco. Aquello mató mi autoestima. No puedo creer que sea aceptable y que esté bien", aseguraba Kim.

Y es que, tal y como ella misma ha explicado, durante su primer embarazo sufrió preeclampsia, aunque no fue consciente hasta casi el final. Este hecho causó en Kim hinchazón y aumento de peso excesivo que provocó aquella ola de burlas que casi acaban con su salud mental.

Posparto fuera de los focos

El parto no acabó con su autoestima baja. En el podcast también contó que le daba tanta vergüenza que alguien le pudiera ver yendo a un gimnasio para perder peso que se pasó meses entrenando en el garaje de su madre, incluso en verano. “Tenía a mi hija en un carrito, la sentaba allí y yo, simplemente, hacía ejercicio en el garaje, tratando de hacer todo lo posible para bajar las 70 libras que había ganado”.

Sin duda, el desgarrador discurso de Kim Kardashian debería ayudar a tomar más conciencia sobre el daño que pueden hacer palabras y burlas sin fundamento y sin ningún objetivo sano.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo