Cambios en el embarazo

Soraya Arnelas ha perdido el ombligo por su embarazo pero, ¿cuál es la razón?

La cantante Soraya Arnelas ha compartido en redes sociales una foto en sus últimas semanas de embarazo y ha creado asombro: ¿por qué ha desaparecido su ombligo?

La cantante Soraya Arnelas está a punto de conocer a su segunda hija: Olivia. Está disfrutando de la semana 36 de embarazo, así que ya es más que evidente su barriguita y todos los síntomas que lleva asociados la gestación.

A lo largo del proceso, Soraya ha ido compartiendo con todos sus seguidores en redes sociales diferentes fotos mostrando la realidad del embarazo. Mostrando cómo ha ido cambiando su cuerpo a los largos de los meses. Así que, en la recta final no iba a ser menos.

“¡Sin ombligo! ¡Sin ombligo!”. Esta es la descripción que acompaña a una de sus últimas publicaciones, en la que se la ve recostada, con los dedos en forma de victoria y dejando ver su barriguita que, efectivamente, parece haberse ‘tragado’ el ombligo de la cantante.

La publicación se inundó en poco tiempo de comentarios de personas preocupadas por su estado de salud. Nadie sabía que pasaba y tuvo que ser Soraya la que tranquilizase diciendo que su ombligo reaparecerá una vez que dé a luz. Que, por cierto, será a través de cesárea debido a unos problemas físicos que arrastra del primer parto.

¿Dónde está el ombligo de Soraya Arnelas?

Efectivamente, el ombligo de Soraya no ha sido devorado y no ha desaparecido. Está ahí, pero la distensión abdominal que sufre la cantante es el motivo por el que apenas se aprecia.

La misma le ha provocado una diástasis de rectos abdominales que le han dejado así: prácticamente sin ombligo, por el momento. La diástasis se produce cuando se “separan” los músculos del abdomen como consecuencia de un daño en la ‘línea alba’ que los mantiene unidos. Al crecer la barriga, esos tejidos pueden llegar a debilitarse y ceder produciendo esa separación de músculos.

De todas formas, la diástasis no es la única razón de que el ombligo ‘desaparezca’. También el simple aplanamiento del mismo fruto de que la piel se va estirando cada vez más. Esto produce que, llegadas las últimas semanas de gestación, cuando la piel está muy estirada, dé la sensación de que ha desaparecido pero, tal y como comenta Soraya, volverá a su sitio una vez que dé a luz.

También es posible que el ombligo se abulte

Sin embargo, no todas las mujeres experimentan un aplanamiento de su ombligo en la gestación. Otras sufren el efecto contrario: entre el segundo y el tercer trimestre de embarazo notan como su ombligo ha salido hacia fuera, como si fuese un botón. Esto puede suceder antes si la futura mamá tiene el tejido flácido.

Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo