¿Decisión aceretada?

Tatúan una peca a uno de los gemelos para diferenciarlo del otro bebé

La decisión que ha tomado esta madre estadounidense ha sido tanto aplaudida, como criticada. Han realizado a uno de sus hijos gemelos el tatuaje de una peca para poder diferenciarlo de su hermano ya que son idénticos y uno de ellos necesita una inyección cada semana. ¿Qué hubierais hecho en su situación?

bebés gemelos
Fuente: iStock

Una madre de 31 años en Estados Unidos ha tenido que tomar una decisión con uno de sus hijos gemelos y al compartir una publicación en Reddit donde lo explicaba, ha recibido comentarios con opiniones totalmente divididas.

Empieza contando cómo tras cinco años sometiéndose a tratamientos de fertilidad, por fin logró dar a luz a sus dos pequeños, en este caso, hermanos gemelos. Estos, son tan idénticos que hasta ella y su marido llegan a confundirlos.

La cuestión está en que uno de ellos nació padeciendo una afección que le obliga a tener que recibir una inyección cada semana. El problema llegó cuando en una ocasión, tuvieron que llevarlo a un centro hospitalario porque su abuela le dio la inyección al nieto equivocado.

La mujer llamó rápidamente al teléfono de emergencias y lo llevaron al hospital donde dieron al pequeño un agente de reversión. Por suerte, el hecho no fue a más. Sin embargo y no es de extrañar, la abuela de los niños se negó a volver a quedar a su cargo por miedo a que volviera a pasar.

Fue entonces cuando los niños comenzaron a acudir a la guardería y ante el temor de los padres de que a alguien le pudiera ocurrir lo mismo, el médico y el personal de cuidado infantil les recomendaron a los padres hacerle al que necesitase de la medicina un pequeño tatuaje que pudiera diferenciarlo de su hermano.

La decisión fue hacerle una peca de unos 2 mm en el lóbulo de la oreja del tamaño de un borrador de lápiz. Aunque sea un tatuaje, al niño se le realizó mientras estaba bajo una sedación suave parecida a la que se utiliza en los dentistas. Asimismo, se trata de una marca médica que acabará yéndose sola. Normalmente estos tatuajes se desvanecen a los dos o tres años, pero en ese momento los pequeños ya habrán desarrollado algunas características propias que los diferencien y que no haga falta volver a rehacerlo.

 

Las opiniones, divididas

A algunas personas les ha parecido una decisión de lo más acertada, ya que, tal y como apuntan, ha sido en pro de la salud de los niños y con respaldo médico. No obstante, otras creen que deberían haber buscado una manera diferente de diferenciarlos, puesto que es una forma de alterar su cuerpo y podrían haber pensado una forma menos invasiva. ¿En el caso de esta madre qué decisión hubierais tomado?

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo