Baby Led Weaning

¿Tu hijo lo pone todo perdido con el BLW? El truco definitivo para mantener todo limpio

Aunque tiene muchas ventajas, comenzar con el método Baby Led Weaning también es sinónimo de ponerlo todo perdido de comida. Aquí el truco definitivo para que no sea un problema.

Comenzar con la alimentación complementaria no siempre es fácil. El niño puede seguir teniendo algo de reflejo de extrusión y expulsar la comida. O puede intentar jugar con ella y quedarse perdido por todos sitios de puré.

Pero, también hay padres que se saltan el paso de los líquidos y las papillas en la alimentación complementaria apostando directamente por el Método Baby Led Weaning. Un método igual de avalado por los expertos del mundo de la nutrición infantil que, además, fomenta la sensación de saciedad infantil y la autonomía del menor.

Para todos los que no conozcan el Método Baby Led Weaning, aboga por que el peque coma solo desde el inicio de la alimentación complementaria. Y que lo haga, además, con alimentos sólidos (pero correctamente cocinados). Es sencillo: sentado en la trona se le presenta un plato con algún alimento cocido o al vapor (que previamente habremos escogido con algunas pautas) y esperamos a que lo coja con la mano y lo lleve a la boca.

Un método muy efectivo pero, sí, también un poco engorroso. Sobre todo en los primeros días en los que el niño, muy posiblemente, lo único que haga sea jugar con la comida. Se la llevará a la boca, la espachurrará y también la tirará por todos sitios. Ante esto tenemos que decir que para que el BLW surja efecto, al principio hacen falta muchas dosis de paciencia.

¿Cómo evitar que la casa acabe perdida de comida?

Esto fue precisamente lo que se encontró Kate Bast, mamá que practica BLW con su bebé, cuando se inició en este método de alimentación. Su pequeño tiraba todo al suelo y el final de la hora de la comida era una yimkana intentando esquivar todos los restos de alimentos que habían quedado por el suelo.

Así que se puso a pensar la manera de terminar con esta situación sin renunciar al BLW y la solución, bastante sencilla, se tradujo en un vídeo muy corto que compartió en TikTok y que ya ha dado la vuelta al mundo.

Encontró la mejor solución en algo muy sencillo: recortar un trozo de cortina de baño y colocarla debajo de la trona de su pequeño. De esta manera, la comida caería encima de ella y, después de comer, tan solo hará falta desplazar la trona, recoger la cortina y meterla a lavar.

Aunque ella apostó por una cortina de baño, lo cierto es que un mantel tipo hule o cualquier trozo de plástico grande será más que suficiente.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo