Nacimientos

Un árbol por cada bebé nacido: la medida de Ámsterdam que está en boca de todo el mundo

Plantar un árbol por cada bebé que nazca en Ámsterdam, ese ha sido el compromiso del gobierno holandés y la noticia ha corrido como la pólvora entre sus ciudadanos. Un obsequio sostenible y ecológico que ha sorprendido gratamente. ¿Qué os parece este regalo?

Recibir regalos cuando los padres y madres celebran la feliz noticia de la llegada de un bebé al mundo es algo habitual, pero que sea el ayuntamiento de tu ciudad el que haga ese presente y que el obsequio sea nada más y nada menos que un árbol ya no lo es tanto. Este es el regalo que el consistorio de Ámsterdam va a hacer a los nuevos padres, un obsequio que han tildado de “alternativa sostenible”.

Un árbol o una manta de algodón orgánico

Decíamos antes que el Ayuntamiento había calificado el obsequio de un árbol como alternativa sostenible y esto es así porque este regalo reemplaza el que hasta ahora recibían en la capital holandesa los recién estrenados papás y mamás y que desde 2007 consistía en una toalla de baño para bebés, con capucha roja y blanca, en la que se leía el lema 'IAmsterdam' ("Yo soy Ámsterdam"). Esta toalla se producía en China y tenía costes de transporte, de almacenamiento y de higiene, ya que cada toalla era lavada varias veces antes de ser entregada para minimizar el impacto de la pintura utilizada en su estampado. Además, las familias que tienen varios hijos, tienen una colección de toallas idénticas en casa…Plantar un árbol es, sin duda, una medida mucho más sostenible.

No obstante, los padres podrán elegir entre un árbol a plantar en la ciudad como regalo por el nacimiento de sus retoños o una manta duradera hecha de algodón orgánico y desechos plásticos recogidos del mar.

Aunque aún no se sabe bien dónde y cómo se plantarán estos árboles, ya que se está terminando de ultimar esta iniciativa, será la fundación holandesa Trees for All la que se encargue de llevarlo a cabo.

Tarjeta de felicitación con sorpresa

El consistorio holandés ha querido dar un paso más y, además del árbol o de la manta, los padres recibirán una tarjeta de felicitación muy singular: contiene semillas que se pueden plantar para cultivar flores en casa.

Unos regalos que, sin duda, son originales y, además, están en boca de todo el mundo, ya que son ecológicos, sostenibles y, en el caso de los árboles, son sinónimo de vida.

Se suele decir que los niños vienen con un pan debajo del brazo, pero los bebés de la capital holandesa llegan con, nada más y nada menos, que un árbol bajo el mismo.

Continúa leyendo