Vídeo de la semana

Final feliz

Un caso de película: un niño recupera a su Buzz Lightyear perdido en un avión

Para los niños, su juguete favorito es casi como su mejor amigo. Y darse cuenta de que lo han perdido, puede ser una de sus peores experiencias. Esto es lo que le ocurrió a Hagen, que se encontraba de viaje con su familia y perdió su Buzz Lightyear. Sin embargo, unos empleados de la compañía lo encontraron y se lo hicieron llegar de una manera muy especial.

niño buzz lightyear
Fuente: Twitter @SouthwestAir

Imagina que tienes 2 años, que te vas de viaje y que te llevas tu juguete favorito. Pero de repente, vas a ver dónde está y de te das cuenta de que no está contigo. Pues esto es lo que le pasó al pequeño Hagen con su Buzz Lightyear, que dejó olvidado en el avión en el que viajaba. Sin embargo, tuvo suerte, el suyo volvió: solo estaba de “misión espacial” por el aeropuerto.

La historia comienza con Hagen y su familia viajando en avión de Sacramento a Dallas, en Estados Unidos. Una vez en tierra y de camino a casa de sus familiares, el pequeño preguntó por su muñeco, fue ahí cuando se percataron de que el juguete no estaba y que se había quedado en el asiento del avión, el que ya había despegado hacia su próximo destino.

Sin embargo, Beth Buchanan, una trabajadora de Southwest Airlines, la aerolínea con la que habían volado, en una revisión rutinaria del avión, se encontró con el muñeco perdido entre los asientos. Al cogerlo vio que, en la suela de uno de sus pies, aparecía escrito “Hagen”, el nombre del pequeño, tal y como hace Andy, el niño protagonista de la película Toy Story, de la que es también protagonista su muñeco Buzz.

Claro que, en lugar de enviarlo a “objetos perdidos”, al pensar en cómo se sentiría el niño en ese momento, decidió revisar los nombres de los pasajeros. Al final y por suerte, dio con el nombre que buscaba. Fue entonces cuando uno de sus compañeros, Jason Hamm, le preguntó a Beth qué ocurría. A partir de ese momento, organizaron la devolución del juguete de una manera muy especial.

Jason se encargó de decorar a mano una caja y redactó una carta en la que “el propio Buzz” explicaba que debido a una misión se había quedado en el avión para explorar el aeropuerto de Little Rock, pero que ya volvía con él. 

Además de ello, Hamm también incluyó numerosas fotos de Buzz Lightyear en distintos lugares del aeropuerto. Una buena manera de demostrar de todo lo que había hecho el juguete durante ese tiempo. Todos los detalles (incluido el muñeco) los guardó en la caja personalizada.

 

Los padres, una vez llegó el esperado paquete, decidieron grabar la reacción de su hijo Hagen, la que no puede ser más enternecedora. Tanto es así que la propia compañía la compartió en sus redes sociales.

Y es que, de vez en cuando también merece la pena leer historias tan emotivas como esta, la que seguro que le encantará contar a Hagen cuando sea un poco más mayor. De hecho, se ha vuelto tan viral que podemos ver cómo también ha llegado hasta la televisión de su país.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo