Demandada por embarazo

Un club de voleibol italiano demanda a una de sus jugadoras por quedarse embarazada sin avisar

Tras anunciar el embarazo a su equipo, Lara Lugli, vio cómo se rescindía de su contrato. Supuestamente porque no comunicar oficialmente sus deseos de conseguir un embarazo en la firma del contrato suponía “haber violado la buena fe contractual”. Ahora su caso ha causado revuelo en Italia y fuera de sus fronteras.

Hace tan solo unos días aplaudíamos el gesto de esta mamá, jugadora profesional de baloncesto en Argentina, que decidía apartarse un momento de su equipo en mitad de un partido para amamantar a su bebé de once meses. Un gesto que fue aplaudido, incluso, por la propia CABB (Confederación Argentina de Básquetbol).

Hoy, sin embargo, tenemos que hacernos eco de un caso mucho más amargo y relacionado con el anterior, en cierta medida: el club de voleibol italiano Volley Pordenone decidió suspender de empleo y sueldo a una de sus jugadoras en 2019, justo cuando anunció que se había quedado embarazada. Ahora, ella lo ha denunciado a través de su cuenta de Facebook y el caso ha llegado, incluso, al gobierno del país.

Lo más grave de la historia no es el hecho de que suspendieran el contrato, sino que la propia jugadora estaba puesta al corriente desde su firma de que, sin en algún momento tenía intención de quedarse embarazada o directamente se quedaba, este acabaría. De hecho, así lo ha hecho saber en una entrevista con el medio Repubblica: “yo conocía el procedimiento: en caso de embarazo, habría interrupción del contrato. Somos amateurs y no tenemos protecciones”.

No hace público su caso por esa razón: sino porque el Volley Pordenone nunca llegó a pagarle el sueldo del último mes que estuvo jugando con ellos y, además, el club le ha demandado a ella. ¿Las razones? Tal y como ha explicado la propia Lara en su cuenta de Facebook, aludiendo al club: “guardas silencio sobre tu intención de tener hijos”.

Esta es su historia

En la temporada 2018/2019 Lara, como decimos, era jugadora del club italiano de voleibol Volley Pordenone, que en ese tiempo se preparaba para disputar los partidos de playoff. El 10 de marzo de 2019, Lara comunica al club que está embarazada e, inmediatamente, se disuelve el contrato (algo que se hace en caso de que cualquier jugadora consiga el embarazo).

Sin embargo, apenas un mes más tarde comunicó, igualmente, que había sufrido un aborto espontáneo: “esto también se lo comuniqué al club, había buenas relaciones, me parecía lo correcto”, explica la damnificada al diario Gazzetta.

Mientras tanto, tras su marcha, el equipo perdió puntos y ella sueldo del mes de febrero (en el que todavía jugaba con ellos) nunca llegó, por lo que Lara se puso en contacto con su abogado para que iniciase la orden de pago.

Dos años después de aquello, a la jugadora le ha llegado a su casa una demanda del club en el se la acusaba de daños y prejuicios hacia ellos. Entre otros, tal y como ella misma ha contado en Facebook, se la acusa de “haber guardado silencio en el momento de la negociación del contrato de su intención de tener hijos” y de que, desde su marcha, el club había decaído mucho en el campeonato de aquella temporada. “¿Quién dice que una mujer a los 38 años o después de cierta edad establecida por no sé quién, debe tener el deseo o el proyecto de tener un hijo?”, sigue el post.

“Estúpida de mí, que creía que simplemente me enviarían un correo electrónico con las condiciones y, de aceptar, seguiría con la firma”, afirma indignada en el post.

Desigualdad en vísperas del día de la mujer

El mensaje tiene muchas relevancia pero toma más si tenemos en cuenta que Lara se sinceró en Facebook un día antes del 8 de marzo: “aunque no sea una jugadora de fama mundial, esto no puede ser un precedente para las futuras deportistas que se encuentren en esta situación porque una mujer embarazada no puede dañar a nadie y no debe indemnizar a nadie”, explicaba.

Por suerte, el caso de Lara no quedará así y, además del revuelo que se ha causado en Italia, la ASSIT (Asociación Nacional de las Atletas) pedirá la intervención del primer ministro, Mario Draghi, y del presidente del Comité Olímpico Nacional, Giovanni Malagó. Además, la diputada del Partido Demócrata y expresidenta de la Cámara Baja, Laura Boldrini, ha comunicado que presentará interpelación parlamentaria: “en Italia hay muy poco que celebrar y mucho por lo que luchar por la paridad”, explicó en redes sociales.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo