Disfraces

Un disfraz diferente para cada día: así han sido las salidas a la calle de un padre y su hija para amenizar la cuarentena

Durante un mes, Jaime Coronel ha bajado disfrazado cada día a tirar la basura. Cuando los niños comenzaron a poder salir a la calle, se unió su hija. La historia se ha hecho viral en redes sociales en muy poco tiempo.

Son muchos los padres y madres que han exprimido al máximo su ingenio para tratar de hacer más llevadera a sus hijos la cuarentena y la difícil situación que estamos viviendo.

Es el caso de Jaime Coronel, un papá de Puertollano (Ciudad Real) que ha visto en los disfraces la forma de divertir y entretener a su hija Mara, de tres años. Sin embargo, su idea no ha supuesto solo una vía de escape para ambos, también lo ha sido para todos los vecinos que esperaban impacientes a que Jaime saliera a tirar la basura cada día. ¿El motivo? Saber con qué disfraz les sorprendería. Jaime aprovechaba la hora de los aplausos para bajar a tirar la basura y sorprender a los vecinos y la salida siempre era breve: tirar la basura y subir a casa para unirse a los aplausos.

Un disfraz para cada día

La idea se le ocurrió al entregado papá cuando, después de pasarse todo un día disfrazado de Olaf (el muñeco de nieve de Frozen) jugando con su hija, decidió bajar a tirar la basura así, sin cambiarse. A partir de ahí, se propuso bajar a tirar la basura con un disfraz diferente cada día y así lo hizo, para el disfrute de sus vecinos, que esperaban desde sus ventanas impacientes "la cita con la basura". Ha ido compartiendo en su Instagram cada una de sus salidas disfrazado, acompañando las imágenes incluso con bandas sonoras relacionadas con los disfraces y su popularidad fue creciendo como la espuma.

Joker, Freddy Krugger o un miembro de la banda de la serie "La casa de papel" han sido solo algunos de los disfraces con los que ha sorprendido durante este tiempo.

Después se unió su pequeña

Al principio, Jaime salía solo, pero cuando se permitió que los niños empezaran a salir a la calle se le unió su hija Mara.

El vecindario acogió muy bien esta iniciativa, por eso ambos decidieron continuar sorprendiendo con disfraces diarios. Él de Olaf y ella de Elsa, ella de Bella y él de Bestia y también disfraces diferentes, todos ante la atenta mirada de sus vecinos y de la mamá de Mara y mujer de Jaime, que veía la escena desde su casa acompañada por el otro hijo de la familia (demasiado pequeño para unirse a la escena) mientras grababa.

Como es de suponer, no tenían tantos disfraces en casa, por lo que algunos los fabricaron ellos mismos. Su popularidad fue tal, que incluso la empresa de disfraces Funidelia decidió compartir en sus redes un vídeo con la recopilación de algunos de esos disfraces acumulando miles de reproducciones en poco tiempo.

Una grata sorpresa

Padre e hija han decidido dejar esta práctica, ya que el cambio de horarios de la salida de los paseos las hace más difíciles y, además, se quedan sin disfraces, pero han tenido una grata sorpresa antes de hacerlo: en una de sus últimas salidas al contenedor de basura les esperaban unas ambulancias con las sirenas puestas: habían ido a saludarles. ¡Está claro que ninguno pensaba que salir a la tirar la basura les iba a dar tanto juego!

Estos son algunos de los disfraces de sus salidas

Continúa leyendo