Vacuna coronavirus

Un juez autoriza a un niño de 12 años a vacunarse, frente al rechazo de su padre

Un niño de 12 años de edad ha acudido a los servicios judiciales de los Países Bajos a denunciar a su progenitor por oponerse a que recibiera la vacuna contra la COVID-19. El juez ha dado la razón al menor y podrá vacunarse aunque su padre se oponga.

vacuna
Fuente: iStock

En este nuevo curso escolar surge un nuevo motivo de disputa entre padres y entre algunos padres y algunos hijos: el relacionado con recibir la vacuna contra la COVID-19. Recordemos que solo los mayores de 12 años pueden ser vacunados, a la espera de que el uso de la vacuna se apruebe en menores de esta edad.

En este escenario, surgen vacíos legales: ¿qué pasa si el padre o la madre se opone a que su hijo se vacune, pero el menor quiere hacerlo? Si es mayor de 16 años, tiene plena potestad para decidir por sí mismo pero, si es menor de esta edad necesita autorización de sus padres para poder recibir la vacuna. El problema llegaría cuando uno de los dos padres se opone a esa vacunación: entonces el menor no podría vacunarse.

A no ser que haga lo mismo que el niño protagonista de esta historia: un neerlandés de 12 años que denunció a su padre por oponerse a darle permiso para vacunarse contra la COVID-19, aunque su madre sí estaba dispuesta a otorgárselo. El juez le ha dado la razón y podrá recibir las dosis oportunas inmediatamente.

Padres divorciados, objeciones infundadas

De acuerdo a la información ofrecida por el diario De Volkskrant, los padres del menor, que cursa segundo de Secundaria, están divorciados y tienen mala relación entre ellos, por lo que la comunicación sobre la crianza y la educación de sus hijos es bastante ineficiente.

Así, según la misma fuente, el progenitor del menor estaría en contra, no solo de la vacuna, sino también de los test de diagnóstico. Sobre las primeras alegaría que tienen riesgo para la salud a largo plazo, así como consecuencias para la fertilidad.

Por su parte, el pequeño acudió a los tribunales alegando, entre otras, que no puede visitar a su abuela con un tumor maligno en los pulmones porque está seguro que la infección tendría consecuencias fatales para su estado de salud. Además, asegura que quiere minimizar los riesgos de contagiarse en otras esferas de la vida.

El juez da la razón al menor

Aunque el tribunal de Groninga argumenta entender las preocupaciones del padre, recuerda que solo se han producido dos casos de miocarditis y ocho de pericarditis entre los usuarios que han recibido las 9,6 millones de dosis administradas de Pfizer/BioNtech en los Países Bajos.

Es por esta razón que el Tribunal ha dado la razón al menor, que podrá recibir la vacuna de manera inminente, aunque su padre apele la decisión final.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo