Un pequeño luchador

Un niño de 2 años con espina bífida aprende a caminar pese al pronóstico

A pesar de su pronóstico, este niño de 2 añitos con espina bífida ha logrado ponerse a andar. Conoce la historia de Dawson.

Mientras estaba embarazada, hace ya 2 años, una mujer de Kentucky, en Estados Unidos, recibió una noticia que probablemente le cambió la vida: el hijo que estaba esperando padecía espina bífida y eso significaba que nunca podría caminar. Ahora, este pequeño luchador ha demostrado lo contrario.

Lacey Lerae tenía 25 años cuando le dieron la terrible noticia. Ya desde el útero, su hijo sufría de espina bífida, por lo que antes de que naciera, sabrían que nunca podría caminar.

La espina bífida es una enfermedad que se produce cuando el tejido espinal no se llega a fusionar adecuadamente en las primeras etapas de la gestación y esto conlleva la aparición de numerosas discapacidades cognitivas, urinarias, intestinales y sí, de movilidad. Una condición que, desgraciadamente, afecta a un buen número de niños cada año.

No obstante, Dawson, el protagonista de este caso, gracias a su esfuerzo ha logrado caminar a los 2 añitos de edad y ha vencido a su propio pronóstico.

Según ha afirmado su madre, el niño había aprendido a ponerse de pie apoyándose en cosas o sujetándose en ella o en su marido, pero nunca había se había atrevido a andar.

Sin embargo, fue hace unos meses cuando el pequeño sorprendió a todos cuando, con ayuda de un andador, comenzó a dar sus primeros pasitos. Y aunque fue un proceso lento, ya que al principio solo podía gatear, arrastrarse o mantenerse de pie quieto, gracias a su andador ha podido andar pese a todas las complicaciones.

De hecho, así lo podemos ver en el vídeo que ha compartido su madre en su perfil de TikTok (@laceylerae) en el que muestra la evolución de su pequeño y que ha recibido multitud de reacciones, entre las que destacan los numerosos comentarios apoyando al niño. Y es que, desde luego que el esfuerzo de Dawson es un ejemplo de superación que es digno de admirar.

Continúa leyendo