Vigilancia de los niños

Un niño de cinco años roba el coche a sus padres para ir a comprar un Lamborghini con tres dólares

Con 5 años le pidió a su madre un Lamborghini y como ella le dijo que no, decidió escaparse en el coche familiar para ir a comprarse uno a 1200 km de su casa. Por suerte, todo ha quedado en un susto, pero nos sirve de ejemplo para mostrar la importancia de la vigilancia que deben tener los niños.

niño en coche
Fuente: Utah Highway Patrol

Hace unos días el protagonista de esta historia aparecía en todas las cabeceras internacionales. Un niño, de ni más ni menos que de 5 años, decidió robar el coche a sus padres, para ir, conduciendo, a comprarse un Lamborghini con tres dólares en el bolsillo. Una temeraria idea que podría haber acabado en tragedia. Afortunadamente, todo ha quedado en un susto, ya que el pequeño salió ileso y no ocasionó ningún accidente.

De igual manera, el niño ha estado castigado y la familia ha asegurado que ha aprendido la lección y que sabe que no debe volver a hacer algo así, ya que las consecuencias podrían haber sido mucho más serias. No obstante, después de ser noticia en todo el mundo, la familia ha recibido una oferta de un empresario local. Jeremy Neves es propietario de un vehículo de la marca mencionada y ha ofrecido al niño subirse en su lujoso Lamborghini Huracán negro mate de dos plazas. Según afirma el empresario, el pequeño le recordó a él mismo cuando era niño. Así lo ha explicado a la CNN: “Al llevarlo a dar una vuelta, podría acercarlo un poco su sueño y mostrarle que es posible”.

La familia ha contado que el niño ha tomado conciencia de la gravedad de la situación, por eso le han permitido aceptar la proposición de Neves de subirse en el superdeportivo que tanto le gusta. Eso sí, después de todo lo sucedido, como decimos, el menor ha estado castigado y han aumentado sus tareas de ayuda en casa como reprimenda. Sin embargo, este ofrecimiento por parte del empresario ha levantado polémica, ya que su "regalo" se puede entender como una forma de premiar una conducta imprudente, peligrosa y un mal comportamiento.

A 1200 km de casa y con 3 dólares de presupuesto

Toda la trama ocurrió en Odgen, ciudad del condado de Weber, en Utah (Estados Unidos), lugar donde vive un pequeño de 5 años que casi no llega a los pedales de su coche familiar, pero que no dudó en coger las llaves del automóvil de sus padres y lanzarse a la carretera. ¿El objetivo? Ir de Utah a California para comprarse -con y por sus propios medios- un Lamborghini, ya que su madre ya le había dicho que no a su “aspiración".

Aunque el niño iba decidido a cumplir su objetivo, por suerte, el destino quiso que a unos pocos kilómetros de su casa, fuera visto por la policía de tráfico de Utah. Tanto en la cuenta oficial de Twitter, como en su sección de noticias, la policía (la Utah Highway Patrol) detalla lo sucedido.

 

El agente Rick Morgan era el encargado de vigilar la Interestatal 15 (I-15) cuando vio a un coche circular a mucha velocidad, por lo que su misión era detenerlo. Pero de camino a ello, se topó con otro caso: un todoterreno que parecía tener dificultades para mantenerse en el carril. Ante lo que parecía más peligroso, obvió al primer conductor y dio alto al segundo, pues parecía estar indispuesto o tener algún problema. En el vídeo compartido se aprecia cómo el coche va circulando en zigzag entre varios carriles.

 

Después de seguirlo unos metros, el agente encendió la sirena, consiguiendo que el piloto –el niño- se detuviera en el arcén izquierdo. Cuando el policía se asomó a la ventana, encontró a un niño pequeño de 5 años al volante. Un joven conductor que no solo fue capaz de conducir entre dos y tres millas (entre 3,2 y 4,8 en kilómetros), si no que, para mayor sorpresa, también de elegir la ruta correcta hacia su destino. Otro ejemplo de lo que pueden aprender y saber los niños, sin que nosotros seamos conscientes. Y por ello, lo valioso que es ser un buen modelo de referencia para ellos.

Lo cierto es que dicho destino le quedaba bastante lejos, porque para llegar allí, aún le faltaban unas cuantas horas de viaje... La distancia de su residencia hasta el concesionario de California -donde quería comprar el coche- es de cerca de 1.200 kilómetros. Y no solo eso estaba un poco fuera de su alcance, si no que su presupuesto de 3 dólares también iba a quedarse algo corto, un Lamborghini puede costar unos 200.000 dólares.

Por fortuna, el policía le encontró sin un rasguño y sin haber provocado ningún incidente. Así que después de la charla, el agente lo llevó a su casa. Durante la media hora que el pequeño estuvo en carretera, los padres se encontraban trabajando y cuando ocurrió el curioso periplo, estaba a cargo de su hermana mayor, que se quedó dormida cuando su hermano decidió escaparse.

Casos como este nos sirven para recordar lo importante que es tener cuidado con la atención que se les da a los niños cuando los padres no están en casa. Además, aunque en este suceso tan fuera de lo normal no pasó nada, otra pauta de la que debemos tomar nota es que nunca debemos dar "premios" si los niños tienen conductas como estas.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo