La importancia de vigilar a los niños

Un niño se gasta 1200 dólares en helados y pasteles usando el móvil de su padre

Si alguna vez dejas que tu hijo se entretenga con tu teléfono móvil, recuerda siempre vigilarlo, de lo contrario puedes encontrarte sorpresas como la de este papá australiano.

¿Te imaginas coger tu móvil y darte cuenta de que tu hijo se ha gastado más de 1000 euros o dólares en helados? Pues algo así les ha sucedido a unos papás de un niño australiano. Conoce la historia de Christian.

Si tienes uno o varios niños pequeños es probable que alguna vez hayas querido tener unos minutos de paz, y claro, tal vez has acabado sucumbiendo a la fuerza de los dispositivos electrónicos. Pues esto es precisamente lo que le ocurrió a un padre en Sydney, Australia, solo que las consecuencias no fueron como las que él se esperaba.

Kris King, el padre de Christian, el protagonista de la historia, estaba viendo un partido de fútbol cuando decidió dejarle a su hijo su teléfono móvil. Posiblemente, su intención era que el pequeño se entretuviese un tiempo, sin embargo, podemos decir que no fue su mejor idea, pues sin que él se diera cuenta, el niño se metió en la aplicación de UberEats.

Se trata de una aplicación a través de la que se puede pedir comida a domicilio y, pues bien, el niño comenzó a hacer su comanda sin duda alguna.

Christian comenzó a pedir helados y pasteles a una tienda de productos artesanales y también indicó que hicieran la entrega en el parque de bomberos donde su padre trabaja. El pequeño llegó a avisar a su papá, pues le dijo que algo especial iba a ocurrir, pero Kris no le dio mucha importancia.

Sin embargo, la sospecha comenzó cuando su mujer le hizo una llamada. Le dijo que en el parque donde trabaja estaban repartiendo una gran cantidad de pasteles y helados y que sus compañeros incluso habían tenido que hacer hueco en el congelador para poder guardarlos todos.

El pedido de Christian

helados
Fuente: Daily Mail

Algo que no podemos negar es que el pequeño tiene muy buen paladar pues hizo toda la comanda a GelatoMessina, una cadena de helados y pasteles italianos artesanales, fundada en 2012 por un hombre que buscaba recrear los sabores que degustó en unas vacaciones en Sicilia.

De hecho, el menor eligió sus helados preferidos, dos tiramisús, un tronco de chocolate y una tarta de cumpleaños personalizada. Casi nada.

No es de extrañar que cuando el padre se enteró de que todo fue obra de su hijo pequeño se sorprendiera, pues el pequeño nunca había manejado una aplicación así, aunque eso sí: sí que había visto a sus padres utilizarla.

El final feliz para los padres del peque

Lo que seguramente todos nos preguntamos es qué ocurrió con la compra y quién la pago. La cifra ascendía hasta los 1200 $, algo que asustó mucho a los padres de Christian. No obstante, podemos decir que tuvieron mucha la suerte, pues la empresa entendió lo que ocurrió con su hijo y les reembolsaron el dinero. Los padres, como agradecimiento, acordaron que en el cumpleaños de su hijo encargarían allí su tarta personalizada.

Si bien todo quedó en una pequeña travesura, su caso nos sirve de ejemplo para recordar que no debemos dejar a los más pequeños con los dispositivos móviles sin vigilancia. Nos podemos encontrar con resultados como estos y en otros casos, con finales no tan felices.

Continúa leyendo