Diabetes gestacional

Una bebé de casi seis kilos nace en Australia a las 38 semanas de gestación

Remi Francés, la recién nacida de casi seis kilos, ha sorprendido a la comunidad científica naciendo dos semanas antes de lo previsto.

remi frances
Fuente: Illawarra Mercury

Emma Millas, una australiana de 27 años, ha dado a luz a un bebé de casi seis kilos vía una cesárea de emergencia. El caso ha sorprendido a la comunidad científica ya que, Remi Francés, así se llama la niña, nació el pasado 7 de octubre con un peso de 5,88 kilos -el doble de lo que suele pesar un bebé, que suele ser de 3,3 kilos-.

Según el último informe de 2017 del Instituto de Salud del Gobierno de Australia, casi 4 de cada 10 bebés australianos pesan entre 3 y 3,5 kilos. Solo el 1,2% de los nacidos supera los 4,5 kilogramos.

Lo también llamativo de este nacimiento que ha tenido lugar en el hospital Wollongong, al sur de Sidney, es que la madre tuvo que ser intervenida de urgencia en la semana 38 de embarazo. Por lo que, a pesar de ser un bebé a término, se adelantó dos semanas a la fecha prevista.

La madre sufría de diabetes gestacional, por ello los padres esperaban que el bebé fuera más grande de lo normal. Y es que, a las 35 semanas, una ecografía revelaba que el bebé pesaría unos 4 kilos. Estaban mentalizados.

Sin embargo, aunque no se podían imaginar que creciese mucho más, así lo hizo Remi. La bebé continuó ganando peso dentro del útero de su madre durante las últimas semanas, etapa en la que más grasa se acumula.

Para el personal sanitario del hospital Wollongong también ha sido un caso extraordinario, ya que allí nadie recuerda haber tenido un recién nacido de tales proporciones. Por eso no es de extrañar que llame tanto la atención. Como ha comentado también su padre Daniel "cuando va con ella, siempre le preguntan por su tamaño porque es mucho más grande que todos los demás. Definitivamente, está causando impresión".

Pero, curiosamente, no es el único hijo de la familia que haya sorprendido con su peso. Emma y su marido tienen otra niña, llamada Willow, que nació pesando 5,5 kilos. Además de Ace, su otro hijo, que llegó al mundo con unos 3,8 kilos.

Ahora, la “pequeña luchadora de sumo", como la ha calificado de forma cariñosa su propia madre, es una niña muy saludable a la que sus hermanos adoran. Y esto es una buena noticia, ya que la enfermedad que padecía Emma durante el embarazo podría haber ocasionado consecuencias graves para su bebé.

La diabetes gestacional es una clase de diabetes que solo afecta a las embarazas, ya que, las hormonas que se segregan en el embarazo interfieren con la actividad de la insulina provocando unos niveles de glucosa en sangre superior a los normales. De no ser controlada puede provocar diferentes consecuencias como malformaciones, problemas cardíacos u obesidad.

Esta enfermedad, que es más común de lo que se piensa (afecta a una de cada diez embarazadas), aumenta las probabilidades de tener un bebé macrosómico. Se puede hablar de macrosomía cuando se calcula que el peso del bebé al nacer será superior del percentil 90 o mayor de 4 kilos.

En el caso de Remi así ha sido. Y es que, como han podido recoger varios medios como Ilawarra Mercury, la propia madre ha reconocido: “No creo que hubiese podido tener un parto natural con ella”.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo