Embarazo infrecuente

Una enfermera que no sabía que estaba embarazada da a luz a una niña tras su turno de 12 horas

¿Te imaginas acabar tu jornada de trabajo, llegar a casa y acabar de parto? Pues esta sorprendente situación la ha vivido una enfermera que, sin saber que estaba embarazada, dio a luz a su segunda hija. Un caso poco frecuente, pero una posibilidad que existe y que se llama embarazo críptico. Te lo contamos:

enfermera embarazada
Fuente: The Daily Mail

Seguramente cualquiera puede estar preguntándose cómo es posible que una mujer pueda estar embarazada y no lo sepa. Y, especialmente, las mamás que han pasado por ello. Un curioso caso que no deja indiferente a nadie y que, aunque parezca increíble así ha sido: una mujer de 31 años, enfermera, ha dado a luz a una niña después de acabar su turno de 12 horas de trabajo, sin saber que estaba embarazada.

Emma Hindmarsh es una enfermera de Sunderland (al nordeste de Inglaterra) que trabaja en una unidad de salud mental en un hospital. El 2 de mayo le tocaba un largo turno de trabajo en cuidados intensivos. Un turno que pasó sufriendo dolores a los que, al principio, no les dio importancia. Sin embargo, cuando acabó su jornada, esas molestias crecieron. Al llegar a casa, se duchó, comió algo, se tomó unas pastillas de paracetamol y avisó a su marido de que no se encontraba bien. Algo que hizo a través de su teléfono, aun estando en la misma casa y solo un piso más abajo.

Llegó a pensar que se trataba de su apéndice, pues el dolor era bastante fuerte. Así que decidieron llamar a una ambulancia, ya que con motivo de la emergencia sanitaria que vivimos en todo el mundo debido al coronavirus, la mujer no quería ir a un centro de salud a no ser que fuera realmente necesario. Llamó también a su madre para pedirle si podía quedarse cuidando a Oliver, su otro niño, en el caso de que tuviera que irse de casa. 

Tumbada en la cama, con los dolores en aumento y antes de que los sanitarios llegaran, Emma rompió aguas. Estaba de parto, de forma totalmente inesperada, y en su propia habitación. Fue su marido quien, con las indicaciones de los servicios de emergencia vía telefónica, ayudó a su mujer a traer al mundo a Isabelle, su segunda hija, para sorpresa de ambos.

padre y niña
Fuente: The Daily Mail

La madre y la niña -de dos kilos y medio de peso-, fueron trasladadas al Hospital Royal Sunderland, donde permanecieron unos días ingresadas. “Nunca imaginé que estaría caminando a una ambulancia y llevando a un bebé”, así ha llegado a afirmar esta impactada mamá a medios como The Daily Mail. Afortunadamente, los médicos determinaron que, aunque había nacido con antelación, el estado de salud de la pequeña era perfecto.

Lo más llamativo de toda la historia es que Emma nunca sintió síntomas de embarazo: ni patadas, ni siquiera las comunes náuseas. De hecho, aunque había notado un pequeño aumento de peso, seguía usando la misma ropa de siempre a pesar de quedarle algo más ajustada. Simplemente pensó que era normal al haber estado comiendo de más por el confinamiento.

Tal y como explicaron los médicos a esta sorprendida y, ahora, más numerosa familia, la posición de la placenta podría haber sido la causante de ocultar los movimientos del bebé y de que las sensaciones típicas de la gestación fueran menos notorias, y en este caso, totalmente desapercibidas.

Eso sí, tanto Emma como Daniel, junto a su otro hijo de tres años, Oliver, que ahora será un gran hermano mayor, todavía están en shock con la noticia. Al igual que el personal del hospital, su familia y sus amigos, que aun quedándose completamente atónitos con el acontecimiento, todos les han sabido apoyar de la mejor manera.

Un ejemplo que nos confirma que nunca sabemos cómo nos va a sorprender la vida, por eso nos quedamos con esta frase de Emma: “Es totalmente surrealista, pero la sorpresa más asombrosa”.

Embarazo críptico: ¿situación imposible?

Aunque pueda parecer algo totalmente inimaginable, la verdad es que cada año, son varios los bebés que nacen sin que sus madres sepan que están embarazadas. Y en muchos casos, sin descubrirlo hasta ponerse de parto. Esta curiosa circunstancia es conocida como embarazo críptico (en griego, kryptos, es “oculto”) y es una posibilidad real

La negación del embarazo es una situación en la que una mujer no se hace consciente de estar embarazada. Puede ser que lo asociemos a chicas jóvenes o a personas con alguna enfermedad mental, pero la verdad es que es un problema que sucede en mujeres de cualquier situación social y económica, y en un alto porcentaje habiendo tenido hijos anteriormente. Lo que lo hace aún más sorprendente. 

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo