¿Un castigo desmedido?

Una madre impone a su hija un castigo que divide a la opinión pública

La madre de una niña de 9 años que se comportaba mal en el colegio y acosaba a otras compañeras impuso un castigo a la niña que ha generado mucha polémica. ¿Tú qué opinas?

A nadie le gusta saber que sus hijos se comportan mal, acosan o tienen una actitud reprochable fuera de casa, pero si esto sucede, ¿cómo reaccionaríamos? Amanda Mitchell, una mujer de Canadá, madre de una niña de 9 años, no dudó en imponer a su hija un castigo aleccionador para corregir su conducta que ha causado polémica en redes sociales, cuando la madre compartió en su perfil de Facebook el castigo que ideó para su hija. El blog Mum's Lounge se ha hecho eco de la historia.

La pequeña Hanna había estado acosando a una de sus amigas, había mentido a los profesores y andaba por los pasillos cuando debería estar en clase. Cuando la profesora alertó a Amanda sobre el comportamiento de su hija, decidió darle una lección y convirtió la habitación de la niña en lo que ella misma llamó “la prisión juvenil de mamá”: dejó su habitación sin juguetes y sin decoración, únicamente la cama, la almohada y la ropa justa para una semana (la misma ropa para cada día, aunque limpia, ya que aunque no se lo dijera a la pequeña, la mujer lavaba la ropa cada noche cuando la niña se iba a la cama) incluyendo un mensaje antibullying en su camiseta. Finalmente, la madre decidió dejar que la pequeña usase algunas camisetas más, eso sí, todas con mensaje. Además, todos los días debía escribir 50 veces frases como “soy responsable de mis acciones” o “voy a ser amable con todo el mundo”.

La madre ha justificado su decisión argumentando que está en contra de la gente que piensa que todos los castigos son malos, que solo se debe utilizar el refuerzo positivo e ignorar las malas actitudes, ya que en su opinión, el problema de la generación de su hija está en los castigos inadecuados. 

Su medida ha sido muy polémica en redes sociales, ya que mucha gente la ha considerado desmedida y no creen que vaya a tener un efecto positivo sobre la niña. Son muchos los expertos que consideran que los castigos, si se utilizan, debe ser siempre como último recurso y nunca deben tratar de humillar o poner etiquetas negativas a los niños. Amanda Mitchell, por su parte, asegura que su hija ha comprendido el motivo y ha escrito una carta a su amiga e incluso a la profesora para disculparse por su comportamiento. ¿A ti qué te parece?

 

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

CONTINÚA LEYENDO