Mensaje viral

“Yo soy la encargada de…” el mantra de muchas mamás que a veces se hace cuesta arriba

4 minutos

Porque ser el engranaje que hace que todo funcione en la familia, cansa. Y mucho. Y te sientes sola, a veces. Este post viral lo resume perfectamente.

También te puede interesar: Síndrome de Burnout: Mamás agotadas y estresadas por exigirse demasiado
post viral sobre madres

Este post que hizo una madre en Facebook se ha hecho viral por la realidad que representa, porque muchas madres tienen el puesto no remunerado de ‘encargada de todo’ y claro, a veces es una carga difícil de llevar y más aún de compartir, porque no todo el mundo la comprende y no todo el mundo entiende que pese a estar acompañadas a veces es un trabajo en el que una se siente muy sola.

Y no una soledad como la que se disfruta por la noche ante la tele con un té, una copa de vino o unas palomitas, cuando todos duermen. Una soledad que te hace pensar si podrás con todo. El trabajo de madre es duro y gratificante a partes iguales, pero muchas veces pasa como invisible para todos. Hasta que se necesita a mamá, entonces siempre se recurre a ellas. Porque son sabias, buenas, entregadas, porque cuidan como nadie sabe hacerlo y saben más que muchos. Por eso este viral que os dejamos, porque desde aquí también reivindicamos el duro y bonito papel de madre.

 

"Yo soy la encargada.

Yo soy la encargada de los horarios. De entrenamientos, juegos y lecciones. De proyectos, fiestas y cenas. De citas y tareas.

Yo soy la encargada de información. De quién necesita comida 5 minutos antes de que ocurra un berrinche y quién necesita espacio cuando está enojado. De si hay ropa limpia, si ya se pagaron las cuentas y si ya se nos terminó la leche.

Yo soy la encargada de soluciones. De tiritas y kits de costura y botanas en mi bolsa. Pero también de bálsamos emocionales y mantas de seguridad metafóricas.

Yo soy la encargada de preferencias. De gustos y disgustos. De rituales nocturnos y de aversiones de comida.

Yo soy la encargada de los recordatorios. De que sean amables, de que saquen la basura, de que laven sus platos sucios, de que hagan sus tareas, de que sostengan la puerta abierta y de que escriban notas de agradecimiento.

Yo soy la encargada de rituales y recuerdos. De decorar las calabazas y de búsquedas de huevos en Pascua. Yo soy la que toma las fotografías, la que colecciona decoraciones especiales, la que escribe cartas.

Yo soy la encargada de seguridad emocional. La depositaria de confianza, la que navega los malos humores, la que guarda secretos y calma los miedos.

Yo soy la encargada de la paz. La mediadora de peleas, el árbitro de discusiones, la facilitadora del lenguaje, la adiestradora de personalidades diferentes.

Yo soy la encargada de las preocupaciones. Las de ellos y las mías.

Yo soy la encargada de lo bueno y lo malo, lo grande y lo pequeño, lo hermoso y lo difícil.

La mayoría del tiempo, el peso de estas cosas de las que me encargo es similar a los elementos superiores de la tabla periódica - más ligeros que el aire, manteniéndome con un sentido del propósito.

Pero en ocasiones, el peso de esas cosas me tira hacia abajo de la superficie, donde pateo y batallo para romper la superficie y dar bocanadas de aliento.

Porque estas cosas de las que me encargo están constantemente titilando al fondo de mi cerebro, esperando ser olvidadas. Ellas dispersan mis pensamientos y me mantienen despierta mucho después de mi hora de dormir.

Porque todas esas cosas de las que me encargo son invisibles, intangibles. Pasan desapercibidas y no reconocidas hasta que hacen falta. No son evaluadas o examinadas entre pares o juzgadas en una corte. Y a veces, las damos por hechas. 

Mi esposo y mis hijos son buenos y generosos, y me aman muchísimo. Y este es por mucho el trabajo más grandioso que he tenido. Pero a veces, ser la encargada puede ser agotador. Porque sientes que lo estás haciendo sola.

Así que a todos aquellos que son los encargados, les veo.

Conozco el peso de las cosas que cuidan.

Conozco el trabajo invisible que hacen, que no viene con un cheque ni con días de incapacidad y que hace que el mundo ruede.

Os veo.

Y os aplaudo."

Etiquetas: cansacio

Continúa leyendo...

COMENTARIOS