Animales domésticos

Reptiles en casa y niños, ¿es una buena idea?

Solemos descartarlos de entrada cuando nos planteamos adoptar un animal, pero hay excepciones como las tortugas que se consideran una buena elección si hay peques en la familia.

A la hora de escoger qué mascota adoptar para vivir en una casa con niños, las especies que se suelen descartar casi de inmediato son los reptiles. Seguramente, el motivo es que a la cabeza nos vienen rápidamente las serpientes y los lagartos grandes, tipo iguana, animales que generan cierto respecto de entrada en buena parte de la población, especialmente las primeras.

Sin embargo, dentro de los reptiles se encuentran, por ejemplo, las tortugas, un animal que todos los especialistas en la materia coinciden en destacar como una de las especies propicias para tener en una vivienda con niños. Por eso, antes de cerrar la puerta a los reptiles conviene preguntarse qué ventajas y desventajas ofrece su adopción. 

Ventajas y desventajas de elegir un reptil como mascota

Entre las ventajas, por ejemplo, destaca su longevidad, mayor que la de animales domésticos habituales como los roedores, lagomorfos como los conejos y mamíferos como los perros y gatos. También suma a su favor que son animales con necesidades específicas, no tan continuas como las especies citadas, si bien en el otro lado de la balanza hay que mencionar que estos cuidados básicos que necesitan son costosos. No es barato mantener un reptil como es debido puesto que requiere un hábitat grande donde se repliquen unas condiciones concretas y una dieta también muy específica.

Además, hay quien ve como una ventaja el hecho de que estos animales, como ocurre con los peces, no necesitan interacción directa con la familia. Otras personas, en cambio, lo consideran un hándicap. Todo es cuestión del prisma desde el que se valore la adopción de un animal. Lo que está claro, en cualquier caso, es que si hacéis partícipes del cuidado diario del reptil a vuestros hijos e hijas, esta responsabilidad fomentará su respeto por los animales y su sentido de la responsabilidad.

Diferencias importantes entre especies

Más allá de debates morales sobre si una casa es el hogar adecuado para los reptiles o no, hay algo que parece lógico a todas luces: no parece que las serpientes, por ejemplo, sean los mejores animales para tener en casa si hay niños y niñas con todas las opciones que hay para adoptar. 

De todas las especies de reptiles contempladas para tener en cautividad en el ámbito familiar, hay expertos que recomiendan los geckos leopardo, pequeños lagartos, pero el consenso es amplio al señalar a las tortugas como el reptil más indicado. “La tortuga es un animal que requiere unos cuidados sencillos, y por tanto pueden ser asumidos por un niño”, indica Nira Oliva, técnica especialista en mascotas, para Tienda Animal

Según la especialista, “Además de aprender acerca de responsabilidad y cuidados, también les obligará a adquirir otro buen hábito: el de lavarse las manos después de haber estado manipulándola”, indica Oliva, que señala que no son muchos los cuidados y necesidades básicas que estos animales necesitan, pero que sí es imprescindible proporcionar una serie de requisitos básicos para garantizar su bienestar.

Estos cuidados básicos se componen de “Un espacio adecuado donde vivir, como son los terrarios o tortugueras adecuadas a ellas en función del tipo de tortuga que se haya elegido; una buena alimentación con una dieta variada; una correcta iluminación y temperatura; y una buena calidad del agua”, señala Nira Oliva, que define las tortugas como “una opción perfecta para adentrarse en el mundo de las mascotas ya que son poco exigentes y serán unos animales felices si se les ofrece un alojamiento, cuidados y alimentación adecuados”.

Continúa leyendo