Mujer y madre

La carrera de obstáculos de una madre olímpica

Dejó 7 años su carrera aparcada, para criar a tres hijos y apoyar la carrera de su marido, y –de repente- se enfunda de nuevo las zapatillas y consigue ser olímpica. Descubre la historia de superación de Vanessa Veiga.

También te puede interesar: ¿Existe la madre perfecta?
La carrera de obstáculos de una madre olímpica

Adidas ha elegido a Vanessa Veiga como una de sus imágenes de marca y no es solo porque sea una maratoniana olímpica, sino porque encarna el espíritu de superación de muchas madres. Casada con un atleta profesional (Julio Rey), ella era toda una promesa del atletismo, pero decidió aparcarlo todo por la maternidad y, siete años después, regresa a escena con mucha fuerza.

¿La maternidad te ha cambiado la manera de entrenar, de competir… tu mentalidad runner?

Sí. La maternidad ha cambiado mi manera de ver la vida, ahora soy más madura, más fuerte y valoro mucho más todo lo que hago o lo que consigo, porque –a través del deporte- estoy enseñando a los niños un montón de valores que les va a ayudar a ser mejores personas y a trabajar duro para conseguir lo que se propongan.

¿Realizarte como corredora te ayuda a ser mejor madre?

No sé si mejor madre... Eso lo tienen que decir los niños; David me dice que soy la mejor madre del mundo. ¡Yo me esfuerzo en ello! Lo que sí os digo es que he aprendido a ser mejor persona y a disfrutar la vida de una forma muy intensa.

¿Sufriste sentimientos de “culpabilidad” cuando empezaste de nuevo a competir por no estar ya tanto tiempo con tus hijos?

Uff!!! Es una pregunta dura... Pero tengo que ser sincera: Sí, al principio quizá ese era mi punto más débil, sentía que tenía la obligación de en cada entrenamiento o competición dar el máximo, no me podía permitir tener un día malo y eso me llevaba a un nivel de estrés tremendo. Me ponía muy nerviosa, me entraban ganas de vomitar y no disfrutaba; me planteé incluso dejar de competir, me costó mucho superar ese sentimiento de culpabilidad y eso me ha hecho mucho más fuerte y segura.

¿Nos podrías dar algún consejo para sacar tiempo para entrenar y compaginarlo con el cuidado de nada menos que tres hijos?

Palabra mágica: ¡ Abuelos! Siempre es bueno que nos dediquemos un ratito para nosotras, y si lo dedicamos a hacer deporte ¡MEJOR! Es una buena vía para liberar el estrés diario y encima te pones en forma. A eso le sumas la importancia que tenemos los padres en la educación de nuestros hijos... Somos el mejor ejemplo. Si queremos que tengan una vida sana, hay que practicar con el ejemplo. Mañana todas a hacer deporte y, si es correr, mejor.

 

 

 

Etiquetas: conciliación vida laboral y familiar, deporte, entrevista, madre, maternidad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS