Preocupación

Alerta del aumento de los trastornos de salud mental en adolescentes

El Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Gregorio Marañón asegura que sobre todo han crecido los casos de ideación suicida y anorexia nerviosa, y según los expertos, las restricciones sociales y el confinamiento tiene mucho que ver en ello.

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón, uno de los centros sanitarios de referencia en la Comunidad de Madrid, ha informado de que ha detectado en los últimos meses un creciente aumento de los trastornos de salud mental en niños y adolescentes entre los 10 y 18 años. En especial, destaca el Hospital en una información difundida por las agencias, han aumentado los ingresos por ideación suicida y por trastornos de alimentación, con la anorexia nerviosa como la patología más recurrente dentro de este tipo de enfermedades.

Según el director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Gregorio Marañón, Celso Arango, las restricciones de la pandemia y el confinamiento tienen mucho que ver en este crecimiento preocupante porque "Ha coincidido en el tiempo que es cuando comienzan a tomar decisiones, a sentirse autónomos, proyectarse en el futuro, depender de las relaciones sociales para su desarrollo…”, explica. A esto añade el especialista en salud mental que “se tiende a pensar en estas edades que mucho de lo que sucede es irreversible en el tiempo".

En opinión de Celso Arango, hay niños preadolescentes y adolescentes que, en un contexto como el que hemos vivido durante el último año y medio, "Tienen dificultad para encontrar sentido a su vida, verbalizan ideas de muerte, se vuelven más inseguros, tristes, ansiosos, impulsivos, se autolesionan o dejan de comer porque es la única forma en la que sienten que tienen control sobre su cuerpo".

Uno de los médicos especializados en salud infantil con más visibilidad en las redes sociales, Alberto García-Salido, divulgador y escritor e intensivista en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital Niño de Jesús de Madrid, situado muy próximo al Gregorio Marañón precisamente, se ha hecho eco de la alerta lanzada por este último centro hospitalaria para denunciar que “Estamos sin camas para este tipo de pacientes en algunos hospitales pediátricos de Madrid”. 

García-Salido habla de “problema evidente y que ya tenemos encima” para referirse a lo expuesto por el equipo de psiquiatría del Gregorio Marañón. “Por favor estemos atentos y cuidemos a los chavales”, concluye el intensivista.

Es clave la detección temprana

Además de exponer el problema y sus causas, el Hospital Gregorio Marañón también incide en la trascendencia que tiene la detección precoz y la prevención de este tipo de patologías, algo para lo que resulta muy efectivo la comunicación fluida y cercana con los menores. “De cara al comienzo del curso escolar hay que fomentar la relación y comunicación. Es clave hacer actividades en familia y que se sientan apoyados", asegura la psiquiatra de la Unidad de Ingreso de Adolescentes del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Marañón, María Dolores Picouto.

La doctora Picouto también recomienda cuidar las horas de sueño -entre 9 y 10 horas diarias-, de alimentación -"no debe haber alimentos prohibidos" pero sí una dieta saludable y variada y “sin saltarse comidas”, recalca- y fomentar la práctica deportiva por sus beneficios físicos y mentales ya que aumenta la autoestima y ayuda a regular emociones negativas como la ansiedad o la tristeza.

Por último, los expertos del Hospital Gregorio Marañón inciden también en la importancia de educar a los niños y adolescentes en el uso responsable de internet, las redes sociales y los videojuegos.

Cómo actuar

El doctor Celso Arango advierte a los padres de niños y adolescentes de lo siguiente: "Si perciben que sus hijos sufren cambios de comportamiento, una mayor irritabilidad, tristeza, susceptibilidad, aislamiento, alteraciones del sueño y de la alimentación, entre otros, que estén muy pendientes y que pidan cita con su pediatra o médico de atención primaria para que, si lo estima oportuno, les pueda derivar a atención especializada y que la situación no se cronifique en el tiempo".

Concluye el director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Gregorio Marañón que el suicidio se puede prevenir: "Es preciso que los familiares estén atentos a estas señales, ya que los menores pueden ser tratados y fruto del tratamiento y de su mejoría desaparecerá lo que los médicos denominan ideación suicida”.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo