¿Falda para niñas, pantalón para niños?

Alumnos de un colegio concertado de Madrid piden que las chicas puedan ir con pantalón a clase

Son muchos los colegios en los que el uniforme de chicos y chicas es diferente: el de ellos con pantalón, el de ellas con falda. Los alumnos de un colegio de Madrid que sigue este criterio reivindican que las chicas puedan ir a clase con pantalón, igual que los chicos.

Foto de recurso

Casi 400 alumnos del colegio concertado de Madrid Santa María de la Hispanidad han pedido mediante una propuesta formal al director del centro que las chicas puedan llevar pantalón, igual que lo hacen los chicos, cosa que ahora no es posible porque el código de uniformidad del centro dicta, desde hace más de treinta años, que las chicas deben llevar falda. Una normativa ante la que los  jóvenes se rebelan por considerarlas anticuadas y, sobre todo, sexistas.

Las alumnas de este centro han asegurado en dicho escrito remitido al director estar incómodas al tener que vestir con falda, no poder correr a gusto, tener que preocuparse de si se levanta o no la falda si hace aire, además de sentirse observadas y de pasar frío cuando las temperaturas son bajas. También aseguran que el hecho de tener que llevar falda hace que chicas que tienen complejos se sientan mal al verse obligadas a llevar las piernas al descubierto, sin poder elegir si desean hacerlo o no.

“Cuando hace aire la falda se sube, teniendo que estar pendientes todo el rato, no te puedes sentar sin preocuparte de que se te levante, a algunas chicas no les gusta porque tienen complejo físico, no puedes correr a gusto como todos hemos hecho de pequeños, te puedes llegar a sentir incómoda y observada, cuando hay bajas temperaturas, en general, se pasa mucho frío, cuando hace mucho calor, pero no queremos que se nos vean las piernas, tenemos que ponernos leotardos de invierno”, estos son algunos de los argumentos recogidos en la propuesta enviada al director del centro por un numeroso grupo de alumnos y alumnas del colegio Santa María de la Hispanidad, ubicado en San Blas-Canillejas (Madrid) y que ha dado a conocer la cadena SER

Los alumnos consideran sexista que las chicas tengan que llevar falda por imposición y aseguran que no se debe atribuir a una prenda un género, además de asegurar que se sentirían más apoyados y cómodos “sabiendo que pueden ser, vestir y decir lo que quieran, siempre y cuando sean respetuosos con el prójimo", según figura en el escrito.

Los alumnos no están solos: cuentan con el apoyo de sus familias, ya que son muchos los padres y madres que les dan la razón y han querido dejarlo patente firmando la propuesta enviada a la dirección del centro.

Por su parte, la dirección del colegio ha asegurado en declaraciones a la cadena SER que no se oponen a cambiar el uniforme femenino, pero que para ello debe estar de acuerdo todo el consejo escolar (dirección, familias, profesores y personal no docente), asegurando que tratarán el tema en la próxima reunión del consejo escolar.

Los centros tienen autonomía para determinar su código de uniformidad, no hay una normativa clara desde el gobierno regional, pero como los propios alumnos del colegio Santa María de la Hispanidad recuerdan en su propuesta, son cada vez más los centros que se modernizan en este sentido y buscan establecer un código más igualitario.

Una reivindicación que no es nueva

Muchos colegios privados y concertados han ido adaptando y modificando su uniforme en busca de la igualdad y la no discriminación ante una reivindicación que no es nueva: dos niñas canarias, Carmen y Sina, de 12 años, aprovecharon la campaña política del pasado mes de abril para pedir a los candidatos una ley para que no se obligue a las niñas de los colegios en los que hay uniforme a tener que vestir con falda. Lo hicieron mediante una carta que escribieron en la plataforma Osoigo y rápidamente tuvo repercusión. Sin embargo, su reivindicación no empezó ahí: ellas mismas decidieron con ocho años que no se pondrían la falda del uniforme que su centro exigía y la cambiaron por los pantalones que vestían sus compañeros. Han pasado cuatro años y aseguran: “somos más libres y sentimos que se nos trata con el respeto que merecemos por ser iguales en derechos a los chicos".

Su gesto llevó a que en 2015 este debate se abriera en el Congreso de los Diputados llegando a aprobarse una proposición no de ley de Unidos Podemos en la que se pedía al Gobierno que se cambiara la Ley de Igualdad para incluir esta medida. Pero desde entonces, este asunto no ha tenido más avances.

Sin embargo, sí ha habido otros avances: por ejemplo en noviembre de 2018 se aprobó en el parlamento gallego una propuesta de En Marea que pedía tomar medidas para evitar que las niñas se vean afectadas por códigos sexistas de vestimenta.

Carmen y Sina finalizaron su carta con una petición clara para que se apruebe una ley igualitaria para regular los códigos de vestimenta de los centros: “Queremos impulsar que la ley prohíba expresamente que los colegios puedan imponer uniformes sexistas […] Pedimos a las políticas y políticos que cumplan el sueño de muchas niñas de este país y aprueben esta ley".

El debate está abierto y la pelota en el tejado político. ¿Estaremos más cerca de los uniformes unisex?

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

CONTINÚA LEYENDO