Violencia obstrética

Alysa Milano habla sobre su traumático primer parto: “me recordó mucho a una agresión sexual”

La protagonista de ‘Embrujadas’ confiesa que el parto de su primer hijo le pareció una “experiencia invasiva” y que padeció depresión posparto.

Alyssa Milano, estrella de la televisión gracias a su papel como Phoebe Halliwell en la mítica serie Embrujadas emitida a finales del siglo pasado y comienzos del presente con unos datos de audiencia sobresalientes, ha publicado su autobiografía, Sorry Not Sorry, en la que profundiza en algunos aspectos íntimas de su vida personal. Entre ellos, la maternidad. 

Milano trata en su libro la gran enemistad que mantenía entonces con su compañera de reparto en la serie de éxito, Shannen Doherty, que ya era famosa cuando se estrenó Embrujadas por su trabajo en Sensación de vivir unos años antes, pero este no es el único capítulo interesante del mismo. En una entrevista para dar a conocer la autobiografía en el podcast de la revista People Me Becoming Mom, la actriz ha hablado sin tapujos de cómo se sintió con el embarazo y el parto de su hijo Milo Thomas, que ahora tiene 10 años (nació en septiembre del 2011). 

La artista neoyorkina de 48 años ha descrito la experiencia del parto como “una experiencia invasiva” durante la charla en el podcast especializado en maternidad. Cuenta Milano que durante el parto recuerda que “no me gustaba que muchas personas tuvieran acceso a mi vagina”. Una década después, Alyssa lo sigue teniendo grabado a fuego ese momento: “Pensé para mí misma: '¿Por qué no me gusta esto? ¿Por qué me es tan familiar?'. Nunca antes había tenido un bebé. ¿Por qué este sentimiento de invasión me resulta tan familiar? Fue solo un momento fugaz, pero no se me olvida", ha dicho en el podcast de People.

Depresión posparto

No quedó en el parto la experiencia negativo de Alyssa Milano con la maternidad porque también ha reconocido que después de dar a luz a su pequeño Milo Thomas también padeció ansiedad y depresión posparto. Es más, optó por ir a terapia para intentar ponerle solución. 

Fue entonces cuando se dio cuenta de que ambas cuestiones estaban conectadas entre sí, su recuerdo negativo del parto y su ansiedad posterior. "Después de pasar por terapia y recordar ese momento, en el que sentía que me estaban sujetando y me estaban haciendo cosas que no quería, me recordó mucho a una agresión sexual", ha asegurado. “Quizá a otras mujeres les haya pasado lo mismo. Me pregunto cuánto de mi ansiedad posparto se debió a las hormonas, pero también a ese sentimiento de no tener el control", ha añadido al respecto.

Alyssa Milano es otra de las caras conocidas que decide compartir sin tapujos la cara B de la maternidad, en este caso relacionada con la violencia obstétrica, una cuestión que actualmente cuenta con una visibilidad a nivel social y mediática que desgraciadamente no tenía entonces. Quizá por eso Alyssa Milano decidió guardarse para sí misma, “para que nadie lo supiera y yo pudiera dejar de acordarme", cómo se sintió durante el parto de su hijo. Ni siquiera se lo dijo a su marido, David Bugliari. 

Después de esta experiencia tan negativa con el parto de su hijo, Alyssa Milano volvió a ser madre tres años después, cuando dio a luz en septiembre del año 2014 a su hija Elizabella Dylan, también fruto de su relación con su marido David Bugliari.

Continúa leyendo