Pequeño guerrero

Archie, el bebé prematuro que supera una infección por E.coli, una sepsis y la COVID-19

Aunque ocurren malas noticias, algunas historias nos recuerdan que la esperanza es lo último que debemos perder. Cuando parecía que no podía aparecer un disgusto más, llegaba un susto nuevo para los padres de Archie, un bebé prematuro que ha demostrado ser todo un luchador por su vida. Conoce aquí su historia.

Aunque es una realidad que a día de hoy siguen ocurriendo malas noticias en cualquier parte del mundo, y en especial en lo que tiene que ver en el ámbito de la salud, por fortuna de vez en cuando nos llegan historias que nos hacen no perder la esperanza. Y este caso es una de ellas.

Archie es un bebé prematuro de Reino Unido que ha logrado superar -a pesar de su corta edad- una infección por E. coli, una sepsis y la COVID-19, la que a tantas y tantas personas está afectando.

Pese a que el embarazo de Sheree Murray, su madre, iba bien, fue en la semana 25 cuando de repente rompió aguas, lo que hizo que el pequeño Archie llegara al mundo el 1 de diciembre de 2020 con un peso de tan solo 765 gramos. Desgraciadamente, ya desde su nacimiento empezaron a aparecer los primeros disgustos para sus padres.

Al llegar de manera prematura, nació en parada cardíaca, por lo que los sanitarios tuvieron que practicarle una reanimación durante 40 minutos. No es de extrañar que sus padres vivieran con gran angustia el momento pues pensaban que perderían a su recién nacido.

familia
Fuente: BBC

Tras esta intervención fue llevado a la incubadora por unos días, tiempo en el que, para pena de sus padres, no pudieron ir a verlo. Eso sí, tal y como afirman ambos, cuando por fin pudieron coger su manita en la incubadora cuatro días después de nacer, para ellos fue el momento “más mágico”.

Pero esto solo era el principio, pues tras cinco semanas después de su nacimiento, y mientras estaba ingresado en el Hospital General de Burnley, Archie sufrió una sepsis derivada de una grave infección por E. Coli, una infección bacteriana que puede aparecer durante el alumbramiento. La respuesta a esto fue darle fuertes tratamientos y someterlo a más pruebas, las que dieron a sus papás el “tercer susto”: era positivo en COVID-19.

familia
Fuente: BBC

Fue ahí cuando tuvieron que trasladarle urgentemente a la UCI, donde lo intubaron y lo aislaron durante dos semanas. Periodo en el que sus padres, de nuevo, tampoco pudieron acompañarlo. No es raro que cuando acabara su cuarentena, Sheree y Robert, su padre, estallaran de felicidad.

Ahora, el pequeño, al que sus papás decidieron llamar Archie Terry Marcel (Terry, en honor a su difunto abuelo, y Marcel, por significar “pequeño guerrero”) se recupera poco a poco. Nadie puede negar que el nombre elegido para este niño es sobre todo de lo más acertado.

Continúa leyendo