Una historia real

La asistenta, la serie de Netflix que te gustará especialmente si eres madre

La forma en la que se acerca a la relación madre-hija por partida doble, en momentos vitales diferentes, es por sí mismo un argumento de peso para no perderse esta ficción basada en hechos reales.

Foto: Netflix
Foto: Netflix

Con el tráiler de la nueva temporada de Stranger Things recién salido del horno y el exitazo de El juego del calamar todavía dando coletazos, el único foco que queda apuntando al universo Netflix estos días se lo lleva La Asistenta, la serie que poquito a poquito, desde que se estrenó a comienzos de octubre, ha ido creciendo en popularidad, hasta el punto de que nosotros también te la recomendamos por cómo plasma desde dos primas muy diferentes la relación madre-hija.

La serie, compuesta por diez capítulos que van de los 50 minutos a la hora de duración, está protagonizada por Margaret Qualley, la hija de un mito de Hollywood como es Andie MacDowell, con la que coincide en pantalla en La Asistenta en roles idénticos al que tienen en la vida real, hija y madre respectivamente. Ambas están sublimes y se nota especialmente en sus diálogos la complicidad que tienen fuera de las pantallas; su relación es una de las claves de la serie. 

Una historia real

La ficción, una adaptación de Molly Smith Metzler, está basada en el libro Criada. Trabajo duro, sueldos bajos y la voluntad de supervivencia de una madre, que a su vez son las memorias de la escritora norteamericana Stephanie Land, disponibles en castellano, editadas por Capitán Swing. Esta es una pista que da mucha información sobre lo que puedes ver en La Asistenta, una serie dramática en la que se entremezclan las lágrimas de emoción con las de felicidad. Si eres madre, y en cualquier caso por ser hija, verás que empatizarás desde el minuto 1 con las mujeres de la historia y te meterás de lleno en ella. 

Como no te queremos desgranar la historia por si no has leído el libro, solo te contamos que sigue la historia de una mujer joven, veinteañera, que tiene un bebé con un hombre del que acaba siendo víctima de violencia emocional en el ámbito del hogar. A su vez, debe cuidar de su madre, que padece problemas de salud mental, en buena medida como consecuencia de que también fue víctima de violencia de género. 

Relación madre-hija

Sin entrar en los detalles y en el devenir de la historia, La Asistenta es una serie especialmente recomendable para todas las madres e hijas del mundo por cómo refleja ese vínculo prácticamente inquebrantable entre ambas figuras. Incluso cuando la relación no fluye, cuando tiene un componente tóxico o cuando, como es el caso de Alex y su madre en la serie, supone una carga muy dura para ella que ya tiene que lidiar con sus propias circunstancias, muy duras por cierto, un hilito de amor y unión se mantiene irrompible.

Por otro lado, la serie muestra también ese tipo de relaciones madre e hija en las que el hilito se convierte en una autopista de cuatro carriles por la que fluye amor, admiración, entrega y todo aquello que una madre de una niña de 3 puede sentir por su hija y viceversa. 

Además, La Asistenta también nos muestra gracias a esta doble relación madre-hija cómo se puede reflexionar y luchar por no repetir con una hija los errores del pasado cometidos por la abuela de esta, y también refleja a la perfección la necesidad de que el sistema cambie en países como Estados Unidos en lo relativo a la violencia de género: exceso de burocracia, carencia de ayudas, dificultad para conciliar crianza y trabajo… Cuestiones vivas en la época en la que se desarrolla la novela, a finales de la década de los dosmil y comienzos de la siguiente, que todavía siguen plenamente vigentes casi en el 2022. La de La Asistenta bien podría ser una historia de hoy mismo.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo