Intoxicación por gel hidroalcohólico

Aumentan un 900% las intoxicaciones por geles hidroalcohólicos en niños

La pandemia ha incrementado en un 900% los casos de intoxicaciones por gel hidroalcohólico. ¿Qué síntomas producen? ¿Cómo puedo prevenirlas? ¿Qué hago si sospecho que mi hijo o hija se ha intoxicado?

madre desinfectando las manos de sus hijos
Fuente: iStock

Son nuestro nuevo imprescindible en el bolso, en la cartera o en el bolsillo. Antes de salir de casa junto con las llaves, el móvil y el monedero, ahora comprobamos que no falte un botecito pequeño de gel hidroalcohólico para desinfectar nuestras manos y las de nuestros hijos cada vez que tocan una superficie.

Pero el abuso y el mal uso de estos geles, que nos protegen frente al coronavirus, también es perjudicial. El Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) ha detectado un aumento muy significativo de intoxicaciones accidentales por geles hidroalcohólicos en niños durante la pandemia. Este incremento alcanza un 900% más que el pasado año.

Los datos nos indican que si en el año 2019 se registraron 90 consultas, en lo que acontece de 2020 ya hay 874 casos detectados. De esta sorprendente cifra, más de la mitad de las intoxicaciones (585 casos) fueron de niños, sobre todo de menores de 2 años según ha informado el Ministerio de Justicia en un comunicado.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha emitido un mensaje dirigido a las familias para alertar del incremento de estas intoxicaciones y pedirles precaución con el uso de estos geles cuando hay niños cerca. "Protejámonos, protejámosles", ha subrayado.

La mayor parte de estas intoxicaciones se dieron de forma accidental. Más del 84% fue por vía oral y el resto fue a través del ojo, por inhalación y por exposición cutánea. Eso sí, prácticamente todas las consultas recibidas tenían una sintomatología de carácter leve, siendo los más destacados: irritación del aparato digestivo, vómitos, diarrea, tos, enrojecimiento ocular, lagrimeo o visión borrosa.

Para que no sigan aumentando los casos de manera estrepitosa, el instituto ha querido hacer hincapié en la necesidad de mantener estos productos fuera del alcance de los niños y ha recordado que su "uso siempre debe estar supervisado por un adulto".

La mejor forma de actuar sería ayudar a los pequeños a desinfectarse las manos de forma eficaz y con pequeñas cantidades de gel. Antes de utilizar los geles hidroalcohólicos, los niños y niñas tienen que saber que sus manos no deben estar visiblemente sucias y que si lo están, primero se las tienen que lavar con agua y jabón.

Cuando aplicamos estos geles hidroalcohólicos, no podemos pasar por alto su base alcohólica, que además de estos inconvenientes puede producir otros problemas como los eccemas resultantes de dejar la piel muy seca. Para combatirlo, las cremas hidratantes diarias son la mejor opción.

¿Y si sospecho que mi hijo o hija se ha intoxicado?

Ante la sospecha de ingestión de gel hidroalcohólico, la Asociación Española de Pediatría (AEP), recomienda no provocar el vómito, ya que igual que cuando se ingieren otro tipo de productos tóxicos, el vómito puede empeorar el daño.

Si lo que ha provocado el gel son reacciones adversas en la piel o los ojos, lo primero que deben hacer las madres y padres es lavar abundantemente con agua fría.

También es importante conservar el envase del producto porque si la situación se complica y los niños precisan de atención médica, la etiqueta podría ser de gran ayuda para los médicos. Si tenéis dudas acerca de la gravedad de los síntomas, lo más recomendable llamar por teléfono al Instituto Nacional de Toxicología, al Servicio de Emergencias (112) o a vuestro centro sanitario para que os indiquen el protocolo de actuación.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}