Primer caso en la historia

Caso único: separan por primera vez a dos siamesas unidas por el cráneo y el cerebro

Se trata de un acontecimiento único porque, aunque ha habido casos anteriores de separación de siameses unidos por la cabeza, nunca se había logrado en las condiciones de estas gemelas. Antes, se unían por cráneo y cerebro, y ahora pueden verse cara a cara.

siamesas
Fuente: Hospital Bambino Gesù

Ya de por sí tener dos gemelos siameses es un hecho poco frecuente, suele darse en uno de cada 200.000 nacimientos. Pero cuando además de eso, se da la circunstancia de nacer siendo siameses craneópagos totales, es algo más improbable aún, lo que significa que es difícil, pero no imposible

Ervina y Prefina nacieron con esta peculiar característica. Siendo dos gemelas siamesas que llegaron al mundo unidas por el cráneo, pero también por el cerebro. A pesar de que no les dieron muchas esperanzas, ahora gracias a los avances médicos van a poder tener una vida normal. Se han convertido en las primeras siamesas unidas de esta manera en ser totalmente separadas y con éxito

Más de un año de estudio y modernos sistemas de imagen y simulación quirúrgica han hecho falta para llevar a cabo tres difíciles operaciones a las que se han sometido.  La última y la más importante se realizó el 5 de junio, con la que las dos hermanas dejaron de estar ya unidas físicamente tras una intervención de 18 horas y en la que participaron 30 personas entre médicos y enfermeros

Un mes después, con los dos años cumplidos, se encuentran bien. Están ingresadas en la sala de neurocirugía del Hospital Pediátrico Niño Jesús (Bambino Gesù) en la ciudad italiana de Roma

Su historia de superación

Nos remontamos a julio de 2018, cuando Mariella Enoc, la presidenta del Hospital Niño Jesús se encontraba en una misión en Bangui (África). Allí conoció a este par de siamesas recién nacidas a las que decidió darles, sin duda, la oportunidad de su vida

Habían nacido el 29 de junio en un centro sanitario de Mbaiki, una aldea a unos 100 km de Bangui y como no había estudios prenatales, tanto la madre como los médicos, descubrieron su condición en la cesárea. Como ese centro no estaba equipado para poderles dar la atención que necesitaban, las trasladaron a la capital centroafricana donde coincidieron afortunadamente con Mariella. 

El 10 de septiembre del mismo año fue cuando llegaron al Hospital Pediátrico de la Santa Sede, comenzando así su aventura. Pasaron unos meses de neurorehabilitación para, tras ello, ser trasladadas al servicio de Neurocirugía y estudiar cómo de viable era su separación

Después de analizar su caso concreto, se acordaron realizar tres intervenciones. La primera en mayo de 2019, y las dos finales, el 5 de junio de 2020. Una vez separadas como tal, la operación prosiguió en dos quirófanos distintos y con equipos separados para reconstruir la membrana que cubre el cerebro, remodelar los huesos de la caja craneal y recrear el revestimiento de la piel

¿Por qué son unas siamesas tan peculiares?

siamesas
Fuente: Vatican news

Los siameses son gemelos que nacen unidos por alguna parte de su cuerpo. ¿Por qué sucede esto? En situaciones habituales, la división del embrión se da en los primeros 13 días después de la fecundación, pero cuando ocurre más tarde, tras el decimotercer día, esa división se produce de manera incompleta, haciendo que los fetos se desarrollen “fusionados”. Y cuanto más tarde en ocurrir esa separación, más órganos comparten.

Según la zona corporal, los siameses pueden ser:

  • Toracópagos (se unen por la región esternal)
  • Pigópagos (unidos por la espalda)
  • Isquiópagos (unidos por la pelvis)
  • Craneópagos (se unen por la cabeza, el cráneo)

Dentro del último grupo, puede ser que la unión por el cráneo sea “parcial”, si solo tienen como punto de contacto los huesos y la piel; o “total”, cuando ya se ven involucradas estructuras del cerebro (especialmente el sistema venoso). 

A su vez, los siameses craneópagos totales pueden estar unidos por la parte superior de la cabeza (cráneos verticales) pero también, y de forma más extraña aún, por la nuca (posteriores). A este infrecuente conjunto pertenecían Ervina y Predina, que compartían huesos del cráneo, la piel, la guadaña, el tentorium y una gran parte del sistema venoso (red que transporta sangre del cerebro al corazón para ser de nuevo oxigenada). 

Aunque ha habido en los últimos años separaciones exitosas de gemelos unidos por la parte superior del cráneo, nunca se había dado (que se sepa) una división como el de estas siamesas unidas por la nuca. Es por eso que se trate de un caso tan emocionante y satisfactorio. Por fortuna ya sabemos que el cerebro de ambas está intacto y que van a poder crecer como cualquier niña de su edad. ¡Nuestra mayor enhorabuena a las niñas y a todo el equipo médico!

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo