Cáncer Infantil

Chelino® y El Sueño de Vicky se unen contra el cáncer infantil

La marca de pañales financiará 75.000 minutos de investigación contra esta enfermedad.

En España se diagnostican 1.500 casos de cáncer infantil al año y es la primera causa de muerte por enfermedad en niños. Gracias a la confianza que depositan los consumidores en Chelino®, la marca de pañales colaborará con la fundación El Sueño de Vicky y financiará 75.000 minutos de investigación contra esta enfermedad. Hablamos sobre esta alianza con Carlos Ponz, vicepresidente europeo de Laboratorios Indas (grupo al que pertenece Chelino®), y Laura García, fundadora de El Sueño de Vicky.

¿Por qué Chelino emprende este camino solidario?

Carlos Ponz: Más que emprender un camino es un paso más de la marca. Chelino® ha estado siempre muy cerca del mundo del niño, apoyando a determinados colectivos desfavorecidos. Ahora tomamos una dirección distinta y apostamos por la investigación, en lugar de por donar producto, porque queremos crear un impacto más a largo plazo. 

¿Por qué en cáncer infantil?

Carlos Ponz: Una vez decidido que queríamos invertir nuestro tiempo y recursos en la investigación infantil, siendo el cáncer la primera causa de fallecimiento en niños, parecía bastante evidente que era ahí donde teníamos que estar.  

¿Por qué con El Sueño de Vicky?

Carlos Ponz: Esta asociación es un proyecto muy personal e inmediatamente conectamos con él. Tiene un lema muy bonito: “Los niños con cáncer no necesitan milagros, necesitan investigación” y desde Chelino® estamos completamente de acuerdo con él y queremos formar parte de este proyecto.

¿Cómo surge El Sueño de Vicky?

Laura García: Cuando mi hija pequeña, Vicky, cumple dos años estábamos viviendo en Panamá. Un día se le cerró un párpado e imaginamos que, al estar viviendo en medio de la selva, se trataría de la picadura de un insecto. Fuimos al hospital, pensando que nos iban a dar un antihistamínico, y lo que nos dijeron fue que nuestra hija tenía una enfermedad rara, que le daban tres meses de vida y que no había tratamiento para ella. Volvimos a España confiando en que los médicos de Panamá se hubieran equivocado, pero no fue así. Nos confirmaron el diagnóstico: Vicky tenía un tumor cerebral, el mismo que tuvo la hija del astronauta Neil Armstrong hace 56 años. Él fue capaz de pisar la luna y yo me recorrí el mundo entero, pero los dos perdimos a nuestras hijas. Fue entonces cuando decidí dedicarme a la investigación, que es lo único que habría curado a mi hija.

¿Qué falta para lograr tratamientos más específicos contra el cáncer infantil?

Laura García: Primero, concienciar a la gente de que al cáncer infantil se le considera una enfermedad rara. Existen 7.000 tipos de ellas, por lo que el presupuesto que se destina al cáncer infantil es muy pequeño, al tener que compartirse con otras muchas. Si todo el mundo conociera esta realidad, la gente ayudaría más.  

¿Qué te parece tu alianza con Chelino®?

Laura García: Estoy súper ilusionada porque siempre habíamos querido colaborar con productos infantiles. Cuando Chelino® se puso en contacto con nosotros lo vivimos como un gran éxito. Habíamos conseguido trabajar junto a una marca de pañales y El Sueño de Vicky iba a tener mayor visibilidad gracias a esta colaboración.

¿Qué aportará Chelino® a este proyecto?

Carlos Ponz: Un montón de ilusión y una serie de recursos económicos que se van a convertir en 75.000 minutos de investigación en la lucha contra el cáncer infantil. Quizá en este momento sea más necesaria que nunca la ayuda, después de estar saliendo de una crisis sanitaria sin precedentes en la que ha quedado patente la falta de recursos y la importancia de la investigación en muchos campos, como el que pudo curar a Vicky.

¿Qué papel juegan las marcas comerciales en tu proyecto?

Laura García: Son un apoyo fundamental. Chelino® va a ser nuestro altavoz. Mucha gente que vaya a comprar sus pañales sabrá que con ese gesto está apoyando a una fundación que recauda fondos contra el cáncer infantil y que pueden confiar en El Sueño de Vicky.

¿Por qué es importante apoyar esta causa?

Laura García: Porque todos pensamos que este tipo de enfermedades les pasan a otros, pero cuando te ocurre a ti, duele mucho. Todos pagamos a los bomberos con nuestros impuestos y nuestra casa probablemente no se queme jamás, pero si pasa, querremos el mejor equipo de bomberos y con la mejor dotación. Con el cáncer infantil sucede lo mismo. Ojalá nuestro hijo nunca enferme de cáncer, pero si lo hace, querremos el mejor tratamiento y el mejor hospital, y es ahora cuando tenemos que apoyar los proyectos de investigación contra el cáncer infantil y no cuando nuestros hijos enfermen. 

¿Qué te anima a seguir con esta lucha?

Laura García: El amor que no le puedo dar a mi hija y que se lo dedico a todos los niños con cáncer y a sus padres, que me llaman cada semana desesperados porque a sus hijos les han diagnosticado esta enfermedad.

¿De qué manera los consumidores colaboran con este proyecto?

Carlos Ponz: Sin los consumidores la marca Chelino® no existiría. Gracias a la relación que tenemos con ellos y que ellos tienen con los productos que fabricamos, podemos generar recursos para reinvertir en causas sociales en las que creemos de corazón. Esos 75.000 minutos de investigación tienen nombre y apellidos de consumidores que no conocemos personalmente, pero que de algún modo están representados en esta iniciativa