Buenas noticias en tiempos de pandemia

Chloe, la niña de año y medio que vuelve a casa tras un trasplante de corazón en plena pandemia del coronavirus

Se había sometido a una operación de trasplante de corazón en una situación de gran dificultad por la crisis sanitaria. Pero por fin, Chloe ya está en casa después de un mes ingresada en el Hospital Gregorio Marañón.

Hace un mes, cuando España se encontraba ya confinada por la crisis del coronavirus, conocimos la noticia de Chloe, una niña de solo un año y medio que tuvo que someterse a un trasplante de corazón. Ahora, cuatro semanas después, el Hospital Gregorio Marañón de Madrid le ha dado el alta, tras pasar por la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos y por la planta de Cardiología Infantil.

Después de largos días hospitalizada, este sábado, Chloe por fin ha podido volver a casa y ha sido despedida del centro con una gran ola. Y es que, si ya es difícil pasar por una tesitura así en cualquier momento, el nivel de superación de todas las personas que se están enfrentando a esto en su propia piel es aún mayor cuando pasamos por circunstancias como estas.

La pequeña sufre una miocardiopatía dilatada, como resultado de una miocarditis vírica, una patología del corazón que altera la contractilidad y el tamaño del mismo. Después de varios meses previos de tratamientos e ingresos, el fin de semana del 21 de marzo, el Hospital Gregorio Marañón con la colaboración de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) pudo realizar la intervención a Chloe llevada a cabo con un “dispositivo especial”.

Este dispositivo moviliza distintos equipos locales de la ciudad donde se produce la donación cardíaca para evitar el desplazamiento de los sanitarios del centro receptor. Una medida que se ha tomado ante la situación provocada por la pandemia, ya que lo normal es que el equipo trasplantador sea el que se traslade para extraer el órgano. Y aunque en otras donaciones, como en la renal, en la hepática y en la pulmonar ya se efectúan estos procedimientos, con este órgano nunca se había hecho antes. Se trata del primer trasplante infantil de corazón que se ha realizado siguiendo las recomendaciones de la ONT en medio de una emergencia sanitaria mundial.

La operación duró unas siete horas y participaron un total de diez profesionales de la medicina como cirujanos, anestesistas, enfermeros y perfusionistas del hospital, así como intensivistas, cirujanos y enfermeros para el soporte y la extracción del órgano del centro donante. En esta ocasión se contó con equipos de tres hospitales de diferentes comunidades que trabajaron mano a mano y con una coordinación extraordinaria.

Que haya sido un éxito ha sido una completa alegría, no solo para sus seres más queridos, sino también para todo el personal médico que ha participado en la recuperación de la niña. Por eso Chloe no ha podido abandonar el hospital de una forma mejor: en brazos de su madre y con una mascarilla para seguir defendiéndose y protegiéndose del virus y por supuesto, sumida en una gran ola y aplausos por parte del personal más orgulloso.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo