Gran avance médico

Cirugía innovadora: recolocan el esófago de un bebé con imanes

Unos cirujanos de un hospital de Montreal en Canadá idearon una técnica para recolocar el esófago de un bebé mediante imanes y fue un éxito.

niño
Fuente: CTV News

Se trata de una intervención pionera que podría marcar un punto de inflexión en el ámbito de la pediatría. Unos cirujanos del Hospital de Niños de Montreal han recolocado el esófago de un bebé mediante una técnica innovadora usando imanes.

Henryk Deneen es un niño de Canadá que nació a las 33 semanas de gestación en el Hospital de Niños de Montreal (MCH). Según observaron los sanitarios, al nacer tenía un defecto congénito conocido como atresia esofágica. Lo que significa que le faltaba parte del esófago. Por esta razón, los médicos le insertaron un tubo para que pudiera alimentarse cuando solo tenía un día de vida.

Normalmente, cuando se padece esta condición, no se puede comer ni tragar y por eso un cirujano puede intentar unir el espacio que queda en el órgano. Sin embargo, también puede aparecer la llamada “atresia de espacio largo”, y en este caso, los cirujanos deben esperar al menos tres meses para el procedimiento.

En el caso de Henryk, la parte que le faltaba era tan grande, que reconectar los extremos era realmente difícil. Por esta razón, el equipo del centro hospitalario pensó en una intervención híbrida que nunca antes se había probado. Para ello, movieron una parte del estómago hacia el pecho y luego colocaron dos imanes para estirar los extremos de los órganos.

Por otra parte, también fabricaron a mano un stent (un tubo) con el objetivo de que el pequeño pudiese comer mientras sus heridas cicatrizaban. La realidad es que unos médicos italianos ya habían creado un stent de este tipo que ya se comercializaba, pero que nunca se había usado. Pero consultándoles, los médicos del MCH lograron crear su propia versión para el bebé.

La cirugía en cuestión duró unas 10 horas y fue de alto riesgo. De hecho, hasta pasada una semana, no se pudo comprobar mediante rayos X si los imanes habían funcionado correctamente. Pero lo cierto es que sí, porque ahora Henryk es un niño de ya 2 años que puede comer perfectamente.

No hay que pensar mucho para imaginar la alegría que tuvo que ser para la familia ver al pequeño comer de forma normal. Así ha comentado Joy, la madre del niño, a CTV National News: "Es un milagro para mí. No era posible que pudiera comer por la boca, por eso, el hecho de que a los 2 años pudiera comer un poco de tarta de cumpleaños, fue absolutamente increíble".

Tras el caso de Henryk, equipos de sanitarios de todo el mundo se han puesto en contacto con los cirujanos del MCH para hablar sobre la cirugía a la que han denominado Flourish. Con ella esperan ayudar a otros niños en sus respectivos países.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo