La explicación

CODA, la ganadora del Oscar a la mejor película, y su relación directa con la infancia

Pocas personas saben (todavía) que ‘CODA’ es un acrónimo utilizado en todo el mundo para un determinado colectivo de la población infantil.

No era la favorita hace apenas unas semanas. Apenas entraba en las quinielas de los críticos y especialistas, pero con un sprint final meteórico, CODA ha ganado el Oscar a mejor película imponiéndose, entre otras, a la gran favorita, El poder del perro.

La película distribuida por Apple TV+ ha hecho pleno: guion adaptado, actor secundario para el intérprete sordo Troy Kotsur y película. Hace unos días, sus protagonistas visitaron a Joe Biden en La Casa Blanca y poco antes habían ganado él mismo premio Sindicato de Actores. Entonces apareció en el radar y ya nunca desapareció. 

El significado de CODA

La cinta dirigida por Sina Heder, es una adaptación de La familia Bélier, producción francesa del año 2014. Cuenta la historia de Ruby (Emilia Jones), adolescente que es el único miembro oyente en una familia de personas sordas. Trabaja por la mañana con sus padres y su hermano y va a la universidad por la tarde, y tiene talento para la música, algo que descubre cuando entra en el coro del instituto. Su familia, por motivos obvios, no puede disfrutar de ese talento que tiene su hija y hermana.

Pero a dónde queríamos llegar, porque nosotros no somos especialistas en cine, es al significado de CODA, palabra que da nombre a la película ganadora del Oscar. Si hay algo en lo que va a ayudar este premio es a dar visibilidad al colectivo al que muestra en la historia que retrata, los “niños oyentes de padres sordos”. Esto es lo significa CODA, acrónimo de ‘children of draft adulta’ que es utilizado en todo el mundo para referirse a los menores sin problemas auditivos que nacen en familias con adultos sordos. Fue Mike Brother, que puso en marcha el primer movimiento asoacitivo de los CODA, quien empezó a utilizar el término allá por 1983.

Los CODA tienen su Día Internacional el 25 de abril de cada año, y también tienen asociaciones especializadas que dan voz a sus necesidades y preocupaciones. Por ejemplo, la Children of Deaf Adults International. En España, hasta la fecha, no hay una asociación nacional que una a este colectivo que a partir de ahora tiene también su proyecto cultural que les representa y da visibilidad. Ni más ni menos que una película ganadora del Oscar.

La realidad de los hijos oyentes de personas sordas

Se estima, según reflejan estudios científicos como este centrados en la población CODA, que aproximadamente el 90% de los padres sordos tienen hijos oyentes. Los hijos oyentes de personas sordas forman parte desde su niñez de dos experiencias culturas y lingüísticas, y la mayoría deben asumir responsabilidades que seguramente no les corresponden por edad, como la de ser intérpretes y mediadores culturales, fuente de información y portavoces de sus respectivas familias cuando se comunican con personas que no dominan el lenguaje de signos.

Según el estudio citado, “Al contrario de ser un inconveniente para el desarrollo del niño oyente, tener padres sordos es más una riqueza, como aseguran los especialistas que trabajan en las diversas asociaciones estatales”, pero no hay que olvidar esta carga excesiva de responsabilidad que muchos CODA tienen desde niños y ese debate al que se enfrentan a menudo cuando se acercan a la vida adulta, momento de empezar un camino personal que irremediablemente, aunque sea solo en parte, les separa de ese papel realizado hasta la fecha en sus familias. Este es un debate vital que refleja la ganadora del Oscar a la mejor película, CODA, una magnífica excusa para dar visibilidad a este colectivo de menores de edad.  

Continúa leyendo