Cuidar la piel

Cómo cuidar la piel durante un tratamiento oncológico

Los tratamientos oncológicos como la quimioterapia o la radioterapia tienen diversos efectos secundarios, aunque no todo el mundo experimenta los mismos ni en la misma intensidad. La piel también puede verse afectada por ellos, por eso, es importante tener algunas precauciones y cuidados específicos.

Cuidar la piel de los pacientes de cáncer también es importante, no solo para actuar sobre los efectos que los tratamientos tienen sobre ella, también para prevenirlos y, una vez que aparecen, tratar de minimizarlos.

¿Cómo hay que cuidar la piel durante un tratamiento de quimioterapia o de radioterapia?

Como decíamos, es importante cuidar la piel durante los tratamientos oncológicos para evitar las molestias derivadas de los mismos que afectan a la dermis: “Cuando recibes un tratamiento de quimioterapia y radioterapia puedes experimentar ciertos efectos en la piel como la sequedad, la irritación, los picores, las manchas, la caída del pelo… Estos efectos son transitorios y se pueden prevenir y minimizar con un cuidado y una constante hidratación”, explica María Unceta-Barrenechea Olazar, farmacéutica y fundadora de los Laboratorios María D’uol, pioneros en la cosmética oncológica.

La hidratación es clave durante los tratamientos, ya que será la mejor manera de ayudar a minimizar las molestias y problemas que provocan en la piel los tratamientos para el cáncer: “Desde el primer momento en que tengas conocimiento de que vas a iniciar un tratamiento oncológico, tanto de radioterapia como de quimioterapia, es muy importante empezar a hidratar bien tu piel, dos veces al día, con bálsamos reparadores ricos en manteca de karité, rosa mosqueta, aceite de pepita de uva, centella asiática, etc. Antes de acudir a la sesión de radioterapia es importante que la zona esté limpia y sin resto de producto. Se recomienda lavar el área a radiar con agua y un jabón suave con pH neutro”, aconseja la experta.

¿Cuáles son los principales problemas que pueden aparecer en la piel durante este proceso?

Los principales problemas que pueden producirse en la piel como efecto de los tratamientos para el cáncer como la quimioterapia y la radioterapia son diversos. No todos los pacientes experimentan los mismos ni en el mismo grado, pero entre los más habituales se encuentran la sequedad y el prurito (picor en la piel), irritaciones, enrojecimientos, escozor, tirantez, manchas cutáneas, mucositis (inflamación de la mucosa bucal) y mayor fragilidad en las uñas: “La sequedad y los picores, son un efecto frecuente de estos tratamientos. El riesgo de no hidratar la piel adecuadamente es que aparezcan picores y enrojecimientos que generan incomodidad”, afirma la farmacéutica.

La caída del cabello es otro de los efectos más conocidos y que más cuesta afrontar a muchos pacientes de cáncer. No se produce con todos los tipos de quimioterapia, depende del fármaco y la dosis. Si se produce pérdida del cabello, es probable que afecte al pelo de otras partes del cuerpo, como las pestañas o las cejas. En casi todos los casos de pérdida de cabello provocada por la quimioterapia volverá a crecer después del tratamiento: “Si has perdido el cabello, puedes tener una sensación de tirantez o de dolor en la cabeza. Es importante aplicar un masaje diario e hidratar muy bien el cuero cabelludo y la zona de la nuca y de detrás de las orejas con bálsamos reparadores específicos. Lo haremos dos veces al día, una siempre por la noche antes de acostarnos”, recomienda Unceta-Barrenechea.

Los efectos que describíamos anteriormente se producen en mayor medida durante la quimioterapia. La radioterapia también trata muchos tipos de cáncer de manera eficaz. Sin embargo, al igual que otros tratamientos, produce sus efectos secundarios. Depende de cada persona, del tipo de cáncer, de su localización y de su dosis. El prurito, enrojecimiento, descamación e inflamación son frecuentes en la piel durante este tratamiento.

En el caso de la radioterapia, según la experta, la manera adecuada de tratar la piel es:

1. Mantener la zona radiada limpia.

2. Evitar irritantes como el perfume y el alcohol.

3.- Evitar la exposición al sol.

4.- Ropas cómodas y holgadas, preferiblemente de algodón.

5. Aplicar hidratación 2-3 veces al día, nunca en las 4 horas anteriores a la radioterapia e incluidas las zonas de pliegues, ya que su textura ligera facilita la penetración.

Cosmética oncológica

Durante los tratamientos oncológicos, hay que tener mucho cuidado con los cosméticos y productos que se utilizan, ya que muchos pueden provocar reacciones adversas, por lo que siempre hay que consultar con el médico y los especialistas para que asesoren sobre cuáles son los más indicados. En líneas generales, se aconseja optar por productos sin perfumes, sin conservantes ni aditivos, es decir, que sean lo más suaves y neutros posible.

La cosmética oncológica ha avanzado mucho en los últimos años y en el mercado se pueden encontrar diversas marcas y productos específicos. La línea María D’uol Oncology es toda una referencia dentro de la cosmética oncológica y tras ella hay una estrecha colaboración con oncólogos, hospitales y clínicas especialistas en procesos de tratamiento de quimioterapia y radioterapia. Estudios científicos realizados por el departamento de I+D +i de María D’uol con los servicios de oncología radioterápica de diferentes hospitales, muestran que el uso de la novedosa fórmula Radio Skin Lotion, para radioterapia, retrasa la aparición de radiodermitis. La línea María D’uol Oncology también cuenta con otros productos como un sérum calmante para tratar el picor y la irritación provocada por los tratamientos oncológicos, un bálsamo reparador que disminuye el enrojecimiento y alivia la irritación, un aceite reparador y una beauty cream entre otros.

ONC DERMOLOGY es otro ejemplo de cosmética oncológica, es una línea creada por los Laboratorios Grupo Tégor formulada con ingredientes activos naturales que basa su alta eficacia en el aceite 100% natural de baobab, extractos de aguacate y mango, aceites de jojoba, pepita de uva y oliva, y vitaminas E y F. Cuenta con diferentes productos faciales y corporales.

Viventie, por su parte, también cuenta con cosméticos oncológicos y elaborados con productos naturales. Cuentan en su línea oncológica con aceites, bálsamos, geles y también pueden encontrarse productos de maquillaje aptos para pacientes oncológicos.

Estos son algunos ejemplos de líneas cosméticas oncológicas, pero hay otras marcas que también tienen productos específicos aptos durante los tratamientos para el cáncer. Sin embargo, siempre es necesario consultar a un especialista antes de utilizar cualquier cosmético para que pueda asesorarnos sobre lo que puede beneficiar y lo que, por el contrario, puede ser perjudicial.

También te puede interesar:

Continúa leyendo