Coronavirus

Cómo disminuir las posibilidades de nuestra familia de contraer el coronavirus

Como padres es común que nos preocupemos por la salud de nuestra familia, especialmente en un momento en el que una nueva enfermedad infecciosa está haciendo tantos estragos en prácticamente la mayoría de los países. Por suerte, es posible disminuir las posibilidades de contagio siguiendo algunos consejos básicos.

Después de unos meses muy duros con miles de fallecidos a consecuencia de la pandemia de coronavirus en nuestro país, y tras haber permanecido confinados durante al menos dos meses después de la proclamación del Estado de Alarma el pasado 14 de marzo, ahora estamos conociendo que, en diferentes puntos del país, se están registrando diferentes rebrotes que están poniendo en alerta no solo a las propias Comunidades Autónomas en sí, sino al propio Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar, el cual sigue muy de cerca la evolución de los mismos.

Así, siguiendo los pasos de la Generalitat de Cataluña, también hemos sabido que Baleares obligará a utilizar mascarillas en todos los lugares públicos, excepto en las playas, mediante una resolución que modificará el decreto de nueva normalidad, que además limitará a 30 personas el máximo de asistentes a eventos celebrados en lugares cerrados.

Por todo ello, y teniendo en cuenta las noticias que nos llegan cada día acerca de más rebrotes en otros puntos de España, es común que nos realicemos la siguiente pregunta: ¿de qué manera podemos disminuir, al máximo, las posibilidades de que nosotros o nuestra familia contraigan el coronavirus? No solo es imprescindible extremar las precauciones al máximo, también es esencial seguir una serie de consejos básicos, y sencillos, que ayudarán a reducir las posibilidades de que la familia lo contraiga.

Las preocupaciones de muchos padres acerca del nuevo coronavirus

Si eres padre o madre, es bastante probable que te preocupe la situación causada por el denominado como nuevo coronavirus. Aún cuando ya hemos pasado por bastantes cosas a lo largo de los meses pasados, y después de que el virus se haya extendido a casi todos los países, es natural que nos angustiemos no solo ante las diferentes noticias que hemos conocido desde mediados del mes de marzo, sino también con las que continúan surgiendo en estos días.

Afortunadamente, los expertos coinciden al señalar que no es probable que los niños contraigan el coronavirus sin una exposición conocida a la enfermedad, motivo por el cual el distanciamiento social se ha convertido en una medida de protección fundamental, más aún cuando se sabe que la mayor parte de los contagios se producen a partir de personas asintomáticas.

Incluso aunque el niño desarrolle el coronavirus, los expertos también indiquen que posiblemente no sea tan grave, o potencialmente mortal, en comparación con edades más adultas. Es más, de acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la mayor parte de los casos confirmados de coronavirus en niños tienden a tener síntomas más bien leves.

Aún así, es normal que deseemos descubrir de qué manera conseguiríamos disminuir al máximo las posibilidades de que algún miembro de nuestra familia pueda contraer la enfermedad. Por ello, a continuación, te ofrecemos algunas pautas y consejos útiles que te serán de gran ayuda.

Sé cauteloso/a en lugares públicos

Dentro de la conocida como “nueva normalidad”, el distanciamiento social y el uso de mascarillas en lugares cerrados o donde no es posible mantener la distancia recomendada se han convertido en dos de las medidas más importantes. Por tanto, cada cual debe asegurarse de tomar todas las precauciones necesarias. Y ahora que ya llevamos algunas semanas intentando retomar nuestra vida anterior al coronavirus, es fundamental no relajarse.

Por ejemplo, es recomendable limpiar el asa de los carritos del supermercado con la ayuda de una toallita desinfectante y hacerlo siempre antes de utilizar, así como evitar el contacto directo con los trabajadores (aunque en los centros de trabajo el uso de la mascarilla es obligatoria, en especial cara al público).

La importancia de practicar el distanciamiento social

Es muy probable que a estas alturas ya sepas que el coronavirus es una enfermedad respiratoria que se transmite a partir de gotitas contaminadas provenientes de la tos, o de los estornudos, de las personas infectadas.

Además, recientemente la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha vuelto a considerar las posibilidades de que el nuevo coronavirus podría transmitirse en el aire, por lo que puede ser posible su transmisión a través de la respiración y la exhalación, lo que puede ser muy alarmante si tenemos en cuenta que la mayoría de los casos de COVID-19 tienden a ser asintomáticos, lo que significa que puede propagarse sin que la persona muestre síntomas, o incluso antes de que lo haga.

Por tanto, es esencial practicar el distanciamiento social especialmente en aquellas zonas de alto tráfico de personas, donde la transmisión sí tiende a ser más probable. Por otro lado, recuerda que, ahora, la distancia social debe ser de 1,5 metros (aunque anteriormente era de 2).

Recuerda que el uso de la mascarilla sigue siendo obligatorio

Una vez finalizó el Estado de Alarma a mediados del pasado mes de junio (algo que ocurrió la medianoche del 20 al 21 de junio), el uso de las mascarillas ha continuado siendo obligatorio, especialmente en los transportes -también si en un mismo coche viajan juntas personas que no conviven en un mismo domicilio-, en la vía pública y en espacios abiertos, además de en lugares cerrados pero abiertos al público siempre que no sea posible mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros con el resto de las personas.

Pero el Decreto Ley publicado a tal efecto estableció una serie de excepciones a la regla mencionada anteriormente: no será obligatorio el uso de mascarilla en los menores de 6 años de edad, en las actividades con las que no sea compatible como comer o beber, o en personas con dificultades y enfermedades respiratorias, o cualquier otra enfermedad, dependencia o alteración de la conducta que dificultase su uso.

Asegúrate de que tus hijos se laven las manos

No hay duda: la mejor manera de reducir las posibilidades de contraer el coronavirus es practicar una adecuada higiene de manos, por lo que como ya te explicábamos en Cómo debes lavarte las manos para evitar cualquier enfermedad infecciosa, es fundamental enseñar a nuestros hijos a cómo lavarse las manos correctamente con agua y con jabón durante al menos 20 segundos.

Es esencial que lo hagan antes de comer, cada vez que regresen a casa después de haber estado en la calle, y sobre todo, antes de tocarse los ojos, la boca o la nariz.

Por otro lado, también es posible utilizar gel desinfectante para manos, que contenga al menos un 60 por ciento de alcohol, aunque especialmente entre los más pequeños de la casa, lo recomendable es utilizar siempre agua y jabón.

Enseña a tus hijos a no tocarse la cara

Se sabe que, como cualquier otra enfermedad infecciosa (ya sea vírica o bacteriana), si las gotitas llenas del virus entran en la nariz, en la boca o en los ojos del niño, podría contraer la enfermedad.

Por tanto, debemos animar a nuestros hijos a evitar que se lleven las manos a la cara cuando se encuentren fuera de casa, en público.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo