Publicidad para niños

Consumo eliminará la publicidad de dulces, helados y refrescos dirigida a niños

El Ministerio de Consumo ha explicado esta misma mañana que próximamente regulará toda la publicidad infantil de refrescos, chocolates, golosinas o cereales azucarados, entre otros, con el fin de evitar el consumo excesivo de azúcar en menores.

anuncio
Fuente: iStock

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha explicado hace tan solo unas horas que el Ministerio de Consumo regulará, a través de un Real Decreto, toda la publicidad de alimentos y bebidas no saludables dirigidas a la población infantil y adolescente. Una medida que se toma, tal y como ya ha venido haciendo con otras, para luchar contra la obesidad infantil que afecta a cada vez más niños en España.

El ministro ha explicado, además, que esa regulación no se guiará por el criticado semáforo nutricional Nutri-Score, si no por algo mucho más estricto: los perfiles nutricionales establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, Garzón se ha referido al Código PAOS (que establece una serie de reglas éticas que guían a las compañías adheridas en el desarrollo, ejecución y difusión de publicidad de alimentos y bebidas dirigidas a menores), que está en vigor en España desde 2005, diciendo que ha demostrado ser ‘insuficiente’, por lo que, como hemos explicado más arriba, guiará esta regulación a través de un nuevo decreto con el que espera contribuir de forma positiva a la disminución de las cifras de obesidad infantil.

¿Dejaremos de ver anuncios de comida dirigidos a niños?

Quizás, lo que veremos sea una publicidad mucho más selectiva y estricta. Y es que, para el año que viene, cuando entrará en vigor esta nueva norma del Ministerio de Consumo, serán cinco las categorías de productos afectadas. En concreto, esas cinco categorías no podrán hacer publicidad ni en televisión, ni en redes sociales, ni en radio, ni en plataformas digitales como YouTube, ni en medios de comunicación escritos, independientemente del contenido de nutrientes que tenga el producto a publicitar.

En concreto, hablamos de confiterías de chocolate y azúcar; pastelería; zumos; bebidas energéticas y tampoco helados. Este último, quizás, el más afectado de todos.

Para el resto de categorías se establece un límite de contenido en nutrientes por cada 100 gramos. Es decir, podrían hacer publicidad dirigida al público infantil siempre y cuando las grasas totales y saturadas, el azúcar y los niveles de sal se mantengan por debajo de los límites establecidos para cada producto por la OMS.

Esculturas de azúcar en Atocha

hijos del azúcar
Fuente: iStock

Esta no es, ni mucho menos, la única medida del Ministerio de Consumo por regular las peligrosas cifras de obesidad infantil. Hace tan solo unos días, Alberto Garzón inauguraba en la madrileña estación de Atocha varias esculturas que forman parte de la campaña ‘Hijos del Azúcar’, que hace hincapié en la necesidad de rebajar el consumo de azúcar infantil.

Las esculturas muestran una cruda realidad. Representan a cinco niños a tamaño real de entre 9 y 12 años. Lo más curioso es el material del que están fabricadas: todas están hechas con azúcar. En concreto, cada una con la cantidad exacta de azúcar que consumen los niños al año. Esculturas que nacen con el fin de recordar que cada niño consume, más o menos, su peso en azúcar anualmente y que hay que rebajar la cantidad.

Una campaña que también está presente en redes sociales y medios de comunicación.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo