Bilingüismo

Crecer en un hogar bilingüe tiene beneficios cognitivos a corto y largo plazo

Tener más de una lengua materna puede hacer que los bebés desarrollen mayores habilidades intelectuales desde niños que se extenderán hasta su vida adulta. Este estudio de Reino Unido analiza estos beneficios.

bocadillo en inglés y español
Fuente: iStock

Seguro que ya has escuchado en más de una ocasión esa frase que alude a que los niños, cuando se trata de aprendizaje, 'son como esponjas'.

Tanto es así que si introducimos una segunda lengua en los primeros años de la vida de un niño, ellos absorben el lenguaje y la gramática mediante el mismo proceso que utilizan en su lengua materna. Sin embargo, cuando los adultos aprendemos una lengua, en lugar de adquirir el lenguaje nos limitamos a traducirlo.

Son muchos los estudios que han demostrado que el bilingüismo aumenta las habilidades cognitivas. Y es que, el proceso de asimilación y diferenciación entre los dos idiomas hace que los niños amplifiquen su capacidad de concentración y desarrollen una gran flexibilidad mental. Dos habilidades muy útiles para el futuro de los pequeños.

Ahora, una nueva investigación ha querido dar un paso más allá y avanzar en lo que se refiere a los beneficios cognitivos derivados de crecer en un hogar bilingüe. Los resultados se han publicado en la revista científica Nature bajo el título de ‘La experiencia bilingüe temprana se asocia con la capacidad de detección de cambios en adultos’.

Mejoras perceptibles desde bebés hasta adultos

A cargo del doctor Dean D'Souza, de la Universidad Anglia Ruskin (ARU), en Reino Unido, el trabajo involucró a un total de 127 adultos en dos experimentos separados. El primero consistía en ver imágenes en una pantalla: una de ellas cambiaba de manera gradual, mientras que la otra permanecía fija.

Los resultados mostraron que los adultos que adquirieron su segundo idioma cuando eran niños pequeños, denominados por los investigadores como bilingües tempranos, fueron más rápidos para cambiar la atención y percibir los cambios visuales en comparación con los adultos que aprendieron su segundo idioma más tarde en la vida, en este caso bilingües tardíos.

Así, los bilingües tempranos notaron estos cambios mucho más rápido que los tardíos pero, además, las conclusiones señalan que también controlaban mejor su atención: fueron más rápidos en desviar la atención de una imagen para cambiar su enfoque a otra.

El mismo equipo había descubierto con anterioridad que los bebés criados en hogares bilingües se adaptan a su entorno lingüístico más variado e impredecible al cambiar su atención visual con mayor rapidez y frecuencia. Los hallazgos de este nuevo estudio sugieren que estas adaptaciones adquiridas como bebés bilingües también son visibles en la edad adulta.

El profesor D'Souza, señala que “este estudio es una extensión interesante de esa investigación anterior, que sugirió que los bebés criados en hogares bilingües se adaptan a sus entornos lingüísticos más complejos cambiando la atención más rápido y con más frecuencia”.

Informa también de que esta particular adaptación puede ser muy útil en su día a día y ayudarlos a “aprovechar múltiples fuentes de información visual, como los movimientos de la boca, las expresiones faciales y los gestos sutiles, lo que en última instancia les ayudará a aprender varios idiomas”, señala.

Los hallazgos de la nueva investigación con adultos bilingües sugieren que las nuevas adaptaciones que surgen del bilingüismo, se pueden extender hasta la edad adulta siempre y cuando las adquieran desde niños.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo