Política lactancia

Críticas a una aerolínea tras pedir que las madres se cubran mientras den el pecho durante los vuelos

El caso de una pasajera se hizo viral y los usuarios se quejaron a la compañía por mantener una anticuada política de lactancia materna

La aerolínea holandesa KLM ha estado en el ojo del huracán esta última semana cuando, al ser preguntada vía Twitter por su política de lactancia durante los vuelos, ha respondido que pedirá a las madres que se cubran mientras dan el pecho “para garantizar que los pasajeros de todos los orígenes se sientan cómodos a bordo”.

Todo comenzó por una publicación de Facebook en la que una madre estadounidense criticó que una azafata de la compañía aérea le pidiera en un vuelo de San Francisco a Ámsterdam que se tapara con una manta mientras amamantaba a su hija, algo que “calma y ayuda a dormir” a la bebé durante el viaje. La pasajera se negó rotundamente y alegó lo fastidioso que era para su pequeña el hecho de tener que cubrirse, casi tanto como no tomar el pecho.

La indignación de la madre se hizo viral una vez que presentó una queja formal y obtuvo la respuesta de la aerolínea: “la reacción de esta azafata está en línea con la política de la compañía”. Poco después, una usuaria preguntó a esta empresa a través de Twitter acerca de esta política.

"Se permite la lactancia materna en los vuelos KLM. Sin embargo, para garantizar que todos nuestros pasajeros de todos los orígenes se sientan cómodos a bordo, podemos solicitar que la madre se cubra mientras amamanta, en caso de que otros pasajeros se sientan ofendidos por ello", fue el tuit publicado por KLM.

La lluvia de críticas a través de las redes sociales no tardó en llegar. En ellas, los usuarios lamentaban que la compañía no apoyase ni normalizase dar el pecho a los bebés durante los vuelos sin necesidad de que las madres tuvieran que taparse con algo.

"¿Crees que es aceptable pedirle a una madre que cubra a su hijo mientras se alimenta? ¿Por qué la lactancia materna haría que alguien se "sienta ofendido"? Tengo mucha curiosidad por saber cómo alimentar a un niño podría considerarse ofensivo", se quejó una persona.

Ante el disgusto generalizado, la aerolínea volvió a publicar un segundo tuit con el fin de calmar los ánimos y sugirió que, aunque dar el pecho “es lo más natural del mundo”, la tripulación puede ofrecer a las madres otras alternativas “con el fin de garantizar cierta privacidad a la hora de alimentar a sus hijos”.

Un mensaje que no terminó de convencer a los críticos y, lejos de apaciguar la tensión generada, hizo que aumentaran las quejas. “¿Se está ofreciendo a las personas que comen sándwiches medidas para proteger su privacidad?”, fue una de las respuestas a la reacción de la compañía.

 

Tras la polémica, KLM publicó un nuevo mensaje en la misma red social en el que ha tratado de disipar el controvertido debate y ha manifestado que no pedirá a las madres pasajeras que se tapen cuando necesiten alimentar a sus bebés: "Por supuesto que las madres pueden amamantar a sus hijos durante nuestros vuelos. De ninguna manera la madre está obligada a cubrirse a sí misma o su hijo".

Continúa leyendo