Vídeo de la semana

Deporte infantil y la COVID 19: todo lo que sabemos hasta ahora

Es prácticamente imposible abarcar qué sucede con el deporte base en España ahora que debía arrancar junto al curso escolar por las particularidades territoriales de nuestra legislación, pero conviene aportar algo de luz al respecto ante la noticia de que ya hay una provincia, Vizcaya, que ha decidido suspenderlo hasta nuevo aviso.

Deporte infantil
Deporte infantil (Foto: depositphotos)

La vuelta al colees el tema de actualidad en nuestro país. La agenda de muchas familias pende de lo que ocurra a partir de este 4 de septiembre, día en el que han vuelto a abrir las aulas de los centros educativos. De momento, lo harán solo las dedicadas al primer ciclo de educación infantil, pero poco a poco lo harán también, con fechas distintas en cada comunidad autónoma, las del resto de ciclos educativos. Muchas son las aristas que derivan de esta situación tan complicada de la que intentamos ordenar todas las piezas de lo que sabe hasta ahora en este otro texto. 

Sin embargo, la educación no es lo único que vuelve en septiembre. También lo solían hacer, sin ir más lejos, las actividades extraescolares, y entre ellas las deportivas. Pero tenemos que referirnos a ello en condicional porque, desgraciadamente, nada se puede garantizar a estas alturas. Prueba de ello es que la Diputación de Vizcaya ha anunciado el suspenso del deporte escolar hasta ver cómo evoluciona la pandemia provocada por la COVID-19. 

La decisión del gobierno de esta provincia es de momento la más extrema en lo que respecta al deporte de formación. Afecta a todas las disciplinas deportivas, ya sean de contacto o no, al exterior o en recintos cerrados, y deja sin deporte a unos 45 000 niños en toda la región, según estimaciones aportadas por el diario El Correo, que cifra en 700 los clubes deportivos que han recibido la comunicación de la diputación de que no lleven a cabo ni entrenamientos ni competiciones. 

División entre comunidades

El debate está servido sobre qué es lo más conveniente, pero como pasa en todo lo que tiene que ver con el coronavirus, la información vuela de un lado a otro como estrellas fugaces, y al final lo único que esto conlleva es desorientación en los padres, que tienen otro motivo más por el que preocuparse. No nos corresponde juzgar si decisiones como la Diputación de Vizcaya están justificadas o no -para eso están los profesionales expertos en la materia-, pero sí es nuestra responsabilidad aportar algo de claridad sobre un tema que tiene en vilo a tantas familias. 

Esto podemos hacerlo aclarando que en el resto de España, hasta la fecha, no se han tomado ni ejecutado decisiones similares en lo que respecta al deporte base. Por lo tanto,Vizcaya aparte, los niños sí podrán empezar su actividad deportiva, o al menos sus clubes deportivos tendrán la capacidad de tomar la decisión de abrir o no sus puertas y en qué condiciones hacerlo -solo entrenamientos, también competiciones, etcétera-, siempre respetando las medidas sanitarias exigidas por cada gobierno regional. 

En este sentido, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid el deporte de contacto, aunque se practique en un espacio exterior, como es el caso del fútbol, requerirá obligatoriamente del uso de mascarilla tanto en los adultos como en los menores de 6 a 17 años. Esta es una decisión que va un paso más allá de lo estipulado en la orden ministerial aprobada el pasado mes de mayo en la cual se regulan las condiciones para el uso de mascarilla obligatoria en todo el país. En ella se especifica que el deporte al aire libre es una de las excepciones en las que se permite no utilizarla, y así se mantiene en la mayoría de comunidades autónomas. Sin embargo, cada gobierno regional tiene la capacidad de ampliar dicho marco legal, y eso es justo lo que acaban de hacer los dos ejemplos expuestos, la Diputación de Vizcaya y la Comunidad de Madrid, en distinta medida.

Consecuencias para los niños

Del mismo modo que los gobiernos regionales tienen potestad para aprobar las medidas que estimen oportunas dentro del marco aprobado a nivel nacional, como decíamos anteriormente, los clubes deportivos, siempre y cuando no esté prohibida su actividad como ocurre en Vizcaya, tienen la posibilidad de decidir si arrancan con su actividad habitual de cada mes de septiembre o si la retrasan a la espera de poder analizar cómo evoluciona la pandemia de la COVID-19 con el arranque del curso escolar. 

Lo que una decisión como la vizcaína hace que sea inevitable, es que se abra inmediatamente un debate sobre las consecuencias que puede tener la suspensión total del curso deportivo infantil. A este respecto, desde nuestro humilde altavoz, animamos a todos los padres que residan en suelo vizcaíno -son extensibles a padres que residan en territorios que puedan tomar medidas similares en el  futuro- que traten por todos los medios de fomentar en la rutina de sus hijos la actividad deportiva, tal y como seguramente han hecho la mayoría de familias a lo largo de los últimos siete meses en los que el deporte base ha sido inexistente. 

Está más que comprobado que el deporte juega un papel fundamental en la salud y la educación de los menores. El consenso sobre sus beneficios es total, y el hecho de que desaparezca de la rutina de los niños y adolescentes conlleva consecuencias tanto a corto como a medio plazo. Por un lado, porque es una forma muy eficaz, en sentido negativo, de fomentar el sedentarismo, y la obesidad infantil es una de las patologías graves que más afectan a la población infantil española. Además, limita las relaciones sociales, algo de lo que ya tenemos cierta experiencia por la suspensión del curso pasado y la cuarentena, que ha dejado también secuelas importantes en este sentido.

Y también afecta en los pequeños a nivel educativo, porque el deporte, ya sea en grupo o en solitario, ayuda a potenciar distintas capacidades en los niños, tales como la autonomía, el trabajo en equipo, el desarrollo de la responsabilidad, la empatía o la autoestima. Algunas de estas virtudes no se pueden trabajar animando a los pequeños a hacer llevar una vida activa si sus relaciones sociales están limitadas, pero siempre será esta una opción infinitamente mejor, sobre todo para su salud, que abolir este hábito tan saludable de sus vidas. 

Responsabilidad y cuidados

Ojalá pronto podamos comunicar que la Diputación de Vizcaya considera que se dan las condiciones para poder retomar el deporte infantil, y que no sea necesario que se prohíba en otras zonas de España, porque no solo afecta a los niños, sino que también supone un impacto laboral y económico muy grande para muchísimos entrenadores y preparadores que viven de ello.

Desgraciadamente, resulta inabarcable exponer a diario todas las particularidades sobre el deporte infantil que se van sucediendo en todas las provincias españolas, por lo que recomendamos a todos los padres que se informen a través de fuentes oficiales del gobierno de la comunidad en la que residen o se pongan en contacto con sus clubes deportivos de confianza, porque son las dos formas más efectivas de informarse al respecto, en tiempo real -la situación es inestable, y por eso puede cambiar de un día para otro hasta el punto incluso de que cada club deportivo puede optar por empezar o retrasar el comienzo de la actividad- y evitando la desinformación. 

Continúa leyendo