Películas infantiles

Disney y Pixar distorsionan las clases sociales en sus películas

Un estudio de la Universidad de Duke ha analizado 36 películas para comprobar qué clase social representan, la mayoría son clases altas o medias altas.

Disney y Pixar distorsionan las clases sociales en sus películas

Las películas infantiles encandilan a todos los pequeños y, además de ser un gran entretenimiento, a raíz de ellas adquieren valores y aprenden a interpretar la realidad. 

La Universidad de Duke ha llevado a cabo un análisis de 36 películas, tanto de Disney como de Pixar, aptas para todos los públicos que consiguieron recaudar hasta la fecha del 1 de enero del 2014, 100 millones de dólares. Para este estudio, se centraron en conocer la clase social a la que pertenecen los protagonistas averiguando que la mayoría de los personajes principales pertenecen a un estatus alto o medio-alto.

Películas que idealizan la realidad

La profesora de sociología encargada del estudio, Jessi Streib, ha extraído como principal conclusión que: “La desigualdad es benigna”. De 67 personajes principales estudiados, 38 pertenecen a la clase alta o media-alta, 11 representan la clase obrera y tan solo 3 personajes, es decir el 4%, reflejan la pobreza. En contraste, el estudio informa que el 25% de los niños estadounidenses viven en la penuria y que menos de una décima parte del conjunto de esa clase social asciende a un nivel socioeconómico alto, cosa que sí suele ocurrir frecuentemente en las películas para niños.

Cabe señalar que, casi el 40% de la población norteamericana pertenece a la clase media y en las producciones cinematográficas solo lo personifican un 20% de los personajes, tanto principales como secundarios.

Streib señala que estas historias muestran que trabajando duro, teniendo una gran fortaleza moral y siendo buenas personas, se asciende rápidamente de nivel adquisitivo. Cuestión que obviamente no es así, como señala la investigadora. Estas cintas reflejan constantemente que ser pobre no es un gran problema, por lo que se minimiza las dificultades económicas.

Por tanto, los expertos han llegado a la conclusión de que estas películas plasman más casos de riqueza de los que existen en la realidad y subestiman la pobreza. Tienden a idealizar la vida para que así sus historias sean más atractivas y gusten más a los pequeños de la casa, pero la falsa representación social puede ser dañina para los niños.

Disney y Pixar distorsionan las clases sociales en sus películas

Fuente: Duke University

Etiquetas: películas para niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS