Travesura infantil

Dos niños rompen el castillo de vidrio soplado más grande del mundo

Estaban de visita con su familia en el Museo de Vidrio de Shanghái y allí ocurrió lo inesperado: jugando acabaron derribando una de las principales obras del centro, el castillo de vidrio soplado más grande del mundo, creado por el español Miguel Arribas y valorado en 64.000 dólares.

castillo vidrio
Fuente: Instagram @wxm0612

Muchas veces ocurren accidentes y este caso podría decirse que es una de ellas. El castillo de vidrio soplado, que era el más grande del mundo, está roto debido a que “dos pequeños visitantes”, como describe el museo donde se encontraba, lo derribaron el pasado 30 de mayo

La obra estaba expuesta en el Museo de Vidrio de Shanghái en un escaparate protegido por una barrera y un vidrio. Sin embargo, dos pequeños que estaban visitando el centro con su familia, se saltaron tal barrera, causaron que se cayera el vidrio de protección y provocaron que una parte de la escultura se rompiera y otra se viniera abajo

En el año 2016, había sido otorgado al museo para conmemorar su quinto aniversario y era una recreación a escala del conocido castillo de La Cenicienta, ubicado en el parque temático de Disney World Resort. El encargado de crear la espectacular obra fue el soplador de vidrio español Miguel Arribas.

El creador invirtió unas 500 horas de trabajo para elaborar el castillo, compuesto por 30.000 partes individuales que hizo a mano, de las cuales, cabe destacar las agujas de los torreones, fabricadas con oro de 24 quilates. En total, la obra, que pesaba más de 60 kilos, tiene un valor estimado de 65.000 dólares, lo que serían unos 455.000 yuanes equivalentes en la moneda local y unos 55.000 euros en España

Una vez que ya no había vuelta atrás y el castillo ya estaba roto, el Museo de Shanghái contactó con el artista español para una posible reparación. Pero las restricciones actuales que hay debido a la alerta sanitaria por la pandemia del coronavirus han impedido que Arribas pueda desplazarse hasta el país. 

Por tanto, aún no existe ninguna fecha de reconstrucción. Eso sí, la familia se ha disculpado y ha comunicado que se hará cargo de los gastos que conlleve el arreglo de la pieza. 

Desgraciadamente, no es la primera vez que este museo vive una tesitura como esta. En 2016, una pieza llamada Angel is waiting acabó dañada de igual manera por la acción de dos niños. Los cuales, iban acompañados por dos adultos que, en vez de evitar lo peor, grabaron el momento con sus móviles. Sin embargo, en esa primera ocasión quedó todo más bien como una anécdota, pues la artista no quiso reponer la parte que falta y la obra se expone tal y como acabó, ahora bajo el nombre de Broken (roto). 

Aunque por fortuna no ha ocurrido ningún daño peor con motivo de la rotura del castillo, seguramente estos niños se lo piensen más de una vez cuando quieran jugar y tengan al lado algo de tan enorme valor

También te puede interesar:
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo