Vídeo de la semana

Dudas sobre el papel de los niños y la COVID-19: ¿contagian más o menos que los adultos?

Este fin de semana ha abierto todos los telediarios la misma noticia: un mega estudio llevado a cabo en el hospital Vall’dHebron afirma que los niños no son súper contagiadores de COVID-19 y que, de hecho, tienen menos poder de contagio que los adultos. Pero, ¿están de acuerdo otros estudios científicos?

coronavirus
Fuente: iSTock

Desde que empezó la pandemia por SARS-CoV-2 en España (y en el mundo entero) el pasado invierno, los investigadores vienen de cabeza con un montón de dudas sobre el nuevo coronavirus y, sobre todo, con su transmisión entre humanos.

Entre todos los hechos que hemos ido observando a lo largo de los últimos meses nos quedamos, por ejemplo, con el hecho de que los niños son más asintomáticos y que parece que no entran dentro del grupo de población de riesgo (por suerte para todos). Pero, a la hora de contagiar el virus, ¿tienen el mismo poder de transmisión que un adulto? ¿Por qué ellos se contagian menos?

Pasando por alto diferentes estudios que veremos más adelante, este fin de semana ha sido noticia nacional un mega estudio llevado a cabo en el Hospital Vall d’Hebron y centrado en esta cuestión. ¿La conclusión principal del mismo? Los niños no son los grandes transmisores de la COVID-19.

De hecho, según este estudio, solo un 8% de los 1.081 menores de 18 años confirmado entre el 1 de julio y el 3º1 de octubre en Cataluña (donde está el hospital) transmitieron la infección a alguien de su grupo familiar.

“El estudio prospectivo reafirma que los niños son menos transmisores del SARS-CoV-2 que los adultos en el entorno domiciliario, como ya apuntaba la primera parte, de carácter retrospectivo, realizada con niños diagnosticados del 1 de marzo al 31 de mayo, en pleno confinamiento”, explica el Doctor Pere Soler, jefe de la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría de dicho hospital.

Las escuelas no son un foco importante

Los datos de este estudio vienen a reflejar lo que ya llevamos viendo unos meses: que las escuelas no son, por tanto, un foco importante de transmisión ni infección de la enfermedad. “Constatamos que las escuelas no han supuesto una mayor transmisión del SARS-CoV-2 por parte de los niños”, afirma el doctor. Y es que, de acuerdo a sus palabras, los pacientes pediátricos analizados han sido siempre casos secundarios pese a que seis de cada diez convivientes en núcleo familiar han sido diagnosticados con la enfermedad

No es la primera vez que se habla de que los niños transmiten menos el coronavirus que los adultos. De hecho, hace apenas dos meses os hablábamos de ‘Kids Corona’, el mayor estudio llevado a cabo en campamentos de verano y en población infantil a nivel internacional. Realizado por el Hospital San Joan de Déu de Barcelona, ponía de manifiesto que los niños tienen una capacidad de contagio menor que la población adulta. En concreto, seis veces menor.

Las causas del por qué los niños se contagian menos todavía no están del todo claras, pero ya hay estudio que han dejado la puerta abierta a posibles soluciones. Es el caso de este llevado a cabo por Pedro Reche, inmunólogo e investigador de la Universidad Complutense de Madrid que decía que una vacuna rutinaria en el calendario de vacunación infantil podría ser la causa de que los niños pasasen la enfermedad sin apenas síntomas. En concreto se refería a la triple vacuna contra la Difteria, el Tétanos y la Tos Ferina.

Pese a los resultados, mejor no confiarse

Sin duda, los datos que nos va ofreciendo la ciencia poco a poco son cuanto menos tranquilizadores para todos los padres. Pero, no debemos confiarnos.

Y es que, en contraposición a las conclusiones del Kids Corona y el llevado a cabo por el Hospital Vall d’Hebron encontramos otros estudios que no están del todo de acuerdo.

Es el caso, por ejemplo, de uno publicado en la revista Science, llevado a cabo en la India en septiembre de 2020 y con una muestra de más de medio millón de personas. El mismo evidenciaba la existencia de personas ‘supercontagiosas’, entre los que se encontraban los niños y los adultos jóvenes. “Los niños son transmisores muy eficientes en este entorno, que es algo que no se ha establecido firmemente en estudios anteriores”, puntualizaban los investigadores encargados el trabajo.

De acuerdo está otra investigación llevada a cabo en el Hospital pediátrico de Massachusetts, que alertaba de la elevada carga viral en niños asintomáticos. De hecho, yendo un paso más allá, especificaba que los investigadores habían encontrado la misma carga viral en niños asintomáticos que en personas ingresadas en cuidados intensivos con pronóstico grave.

Además de estos datos, este estudio también comunicaba que en las primeras 48 horas de infección del virus, los niños portadores presentan máximo riesgo de contagio y que su carga viral suele aguantar tres semanas en su cuerpo.

Precaución de cara a Navidad

Los diferentes estudios llevados a cabo hasta la fecha demuestran lo evidente: estamos ante un virus muy nuevo y no podemos confiarnos.

Por tanto, y visto que Sanidad va a tener en cuenta de cara a las próximas Navidades que los niños no cuenten para el número máximo de personas en las reuniones, lo mejor es no adelantarse y tomar todas las precauciones. El virólogo Alfredo Corell recordaba, de hecho, en La Sexta Noche, que ante la visión dispar de los diferentes estudios, hay que esperar a que salgan datos más claros.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo