El futuro de los niños

El 65 % de los niños tendrá un trabajo que aún no existe y el 52 % de los empleos actuales se automatizará según un estudio

Según el informe anual de Randstad Research, que analiza las tendencias del mercado laboral, es probable que el 65 % de los niños trabaje en puestos que aún no se conocen.

El futuro es incierto, como se suele decir, aunque siempre se pueden prever ciertas tendencias sobre lo que nos espera. En este caso, en lo que respecta al mundo laboral parece ser que va a ver grandes cambios y los niños de hoy los vivirán en su piel, pues el 65 % de los mismos puede que trabajen en puestos de trabajo que actualmente no existen.

Según el informe Flexibility at Work – Abrazando el cambio más de la mitad de los empleos que hay actualmente en España (52 %) podría automatizarse esta misma década, por lo que uno de cada siete trabajadores podría perder su puesto actual.

Además, según el mismo estudio, el 65 % de los niños podría trabajar en empleos que a día de hoy ni existen. Estas son algunas de las conclusiones con las que concluye el informe de Randstad, una multinacional de recursos humanos.

La investigación se ha encargado de analizar las tendencias del mundo laboral y sus futuras perspectivas. Su pronóstico es que "más allá de las habilidades tecnológicas, en 2030 se demandarán competencias blandas, como el pensamiento crítico, la creatividad y la inteligencia emocional".

Asimismo, aunque más de la mitad de puestos laborales puede que se automatice de manera total o parcial, no tendría por qué ser en principio perjudicial. Según el estudio, no tendría porque ir de la mano con el desempleo porque ese “carácter cambiante de los empleos ha sido una característica permanente del progreso tecnológico en el pasado” y, por ende, lo que supondría es una aparición de nuevas clases de trabajo.

En este sentido, el informe de Randstad se refiere a tres nuevos tipos: el trabajo fronterizo (que abarca los trabajos en los nuevos ámbitos tecnológicos), el de última milla (aquellos que aún no pueden vivir una automatización) y el de riqueza (que son los trabajos surgidos a raíz del aumento de la productividad).

Y es que, como consecuencia de una nueva división del trabajo (entre personas, ordenadores y algoritmos), aparecerán 133 millones de trabajos nuevos para el próximo año 2022. A lo que Randstad añade que muchos de esos nuevos puestos serán mejor pagados y tendrán funciones menos repetitivas, claro que, para llevarlos a cabo, los profesionales requerirán de nuevas competencias.

Como conclusión, y en lo que respecta a los más pequeños, pese a que la situación de pandemia ha provocado una transformación digital acelerada en muchos aspectos, se cree que, en 2030, más allá de esas habilidades tecnológicas tan necesarias a día de hoy, las competencias que más se demandarán serán la creatividad, la inteligencia emocional y el pensamiento crítico.

Continúa leyendo