Camello bibliotecario

El camello que lleva libros a los niños de Pakistán

Lo llevamos viendo más de un año, las cosas han cambiado con la crisis sanitaria y la creatividad está a la orden del día. En esta ocasión, ha nacido una iniciativa con la que Roshan, un camello, camina por el desierto para llevar libros a los niños que no puede ir a la escuela debido a la pandemia.

Roshan es un camello con un curioso trabajo: llevar libros a los niños que viven en las aldeas remotas de Pakistán y que, debido a las restricciones por la COVID-19, no han podido continuar yendo al colegio.

La pandemia por coronavirus ha paralizado y ha cambiado muchísimas cosas del día a día, todos somos conscientes de ello. La educación -como tantos otros ámbitos- se vio afectada y las escuelas, colegios y universidades tuvieron que dar un giro a su dinámica para continuar escolarizando a sus alumnos. Para ello, las clases a distancia a través de Internet han sido las verdaderas protagonistas. Claro que, no en todos los lugares se tiene acceso tan fácilmente a la red, ni tampoco conexión.

Es el caso de Pakistán, país donde los centros escolares llevan cerrados desde marzo de 2020 y solo han abierto sus puertas en contadas ocasiones. No obstante, los peques de una de sus regiones, Baluchistán, parece que tienen algo más de suerte. Roshan es un camello que se encarga de hacerles llegar libros para que puedan leerlos, y lo hace hasta en los lugares más recónditos, donde no pueden ni pasar los automóviles.

Es normal que los niños le reciban con ansia para escoger los libros que quieren leer y que tendrán que devolver en la siguiente visita para que otros menores también puedan disfrutar de ellos.

camello
Fuente: Reuters

El animal se mueve por el desierto cargado de libros, de ahí que le hayan apodado “camello bibliotecario”. Y es que, sus lomos son como una biblioteca móvil, en ellos lleva los ejemplares desde las 3 hasta las 6 de la tarde y una vez termina allí, continúa su ruta por los cuatro pueblos más.

Se trata de una iniciativa que busca compensar esa ausencia de clases para así que el aprendizaje de los niños no se estanque. La idea la comenzó la directora de una escuela de secundaria, Raheema Jalal y que fundó el proyecto de la biblioteca Camel junto a ONG Female Education Trust y Alif Laila Book Bus Society. La mujer espera seguir con su idea e incluso expandirla a otras aldeas más. Esperemos que pueda hacerlo posible.

Continúa leyendo