Confinamiento

El confinamiento aumenta el gasto en tecnología de las familias españolas

El confinamiento provocado por la crisis sanitaria debido al coronavirus ha supuesto más gasto económico para las familias españolas. Tal es así que un reciente estudio afirma que dos de cada tres han tenido que invertir dinero en un dispositivo electrónico nuevo para teletrabajar o para que sus hijos pudieran acceder a las clases online.

pantallas
Fuente: Istock

Comenzamos con precauciones que a la velocidad de la luz se convirtieron en centros educativos de todos los niveles cerrados, confinamiento domiciliario muy estricto durante casi dos meses, un plan de desescalada por fases y una ‘nueva normalidad’ a la espera de la solución final: la vacuna. Después de que lo peor haya pasado (o eso esperemos), lo que tenemos claro es que la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha ido un paso más allá de lo que todos pudiéramos imaginar.

De la noche a la mañana las familias tuvieron que adaptar sus vidas al teletrabajo y el tele-estudio, tener que conciliar la vida familiar con la laboral sin poder salir de casa y someterse a ver a sus familiares y amigos a través de las pantallas. Y es que ellas, sin duda alguna, se han convertido en nuestras grandes amigas durante todo el proceso. No solo como producto de entretenimiento, si no también como la única herramienta para poder acceder a nuestro trabajo y la única que han tenido nuestros hijos a su disposición para poder seguir asistiendo a clase (aunque fuera de manera virtual).

Por eso, no es de extrañar que dos de cada tres familias haya tenido que comprar un dispositivo electrónico durante el confinamiento para teletrabajar o para que sus hijos asistieran a la enseñanza telemática. En concreto, el 49% de esas familias han adquirido un nuevo dispositivo para facilitar el acceso de sus hijos al tele estudio, mientras que el 29% lo ha hecho para poder trabajar y el 20% restante, como ocio.

Al menos, así lo confirma el estudio ‘El impacto de las pantallas en la vida familiar durante el confinamiento’, llevado a cabo por empantallados y GAD3, con el apoyo de la Comisión Europea. El mismo pretende aportar una radiografía del impacto de la tecnología en los hogares españoles durante el confinamiento y, para llevarlo a cabo, se realizaron entrevistas online a una muestra representativa de padres y madres con hijos menores de 18 años.

Otros datos relevantes sobre pantallas y confinamiento

Además de esta conclusión que ha afectado a la economía de las familias españolas, el estudio habla de otros datos igual de relevantes como que el uso de las pantallas durante el confinamiento ha aumentado.

En concreto, en lo que acontece al consumo de entretenimiento infantil de lunes a viernes: en esta franja, los peques utilizan casi cuatro horas diarias (lo que supone un 76% más que antes del confinamiento). Mientras, el fin de semana la media asciende a cinco horas al día. De hecho, el estudio afirma que tres de cada cuatro padres ha reconocido que las familias han encontrado en las pantallas una oportunidad para entretener a sus hijos mientras ellos teletrabajaban.

Además, el estudio también deja en el aire el debate abierto sobre si el teletrabajo es la mejor vía de conciliación familiar: el 56% de los padres han teletrabajado durante la cuarentena y, de ellos, Empantallados afirma que ocho de cada diez considera que la experiencia ha sido positiva para tal fin. Además el 59% de los entrevistados no duda al afirmar que esta experiencia les ha servido para estar más unido a sus hijos.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo