Cuidado infantil

El cuidado infantil universal podría aumentar los ingresos de las mujeres en miles de millones, según una nueva investigación

Diferentes estudios destacan cómo un sistema universidad de cuidado infantil podría ofrecer una gran cantidad de soluciones y beneficios, ayudando a que las mujeres puedan obtener un sueldo por ese valioso trabajo.

En el mes de febrero de 2020, a medida que el mundo avanzaba hacia una realidad completamente nueva y diferente ante la llegada de la pandemia de coronavirus en la que todavía nos encontramos inmersos, se estima que al menos 2,3 millones de mujeres esa “nueva realidad” implicó la deserción laboral. Es decir, se vieron “obligadas” a abandonar las empresas en las que trabajaban. Un fenómeno que el propio Joe Biden, actual presidente de Estados Unidos, ha llamado “emergencia nacional”.

Pero según una nueva investigación llevada a cabo por el Centro Nacional de Derecho de la Mujer y el Centro de Pobreza y Política Social de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, existiría una solución muy clara con muchísimos beneficios: el cuidado infantil universal.

Para la realización del estudio, los investigadores usaron un modelo de cuidado infantil universal que proporcionaría un cuidado estable y constante a los niños desde el nacimiento hasta los 13 años de edad. ¿El coste? No superaría el 7 por ciento del ingreso anual de una familia. Además, los trabajadores de cuidado infantil también ingresarían un salario digno, en comparación con el salario medio de 9,56 euros la hora antes de la pandemia.

Según los expertos, este modelo ayudaría a:

  • Aumentar el número de mujeres con niños pequeños que trabajan a tiempo completo, o todo el año, en particular para aquellas con menos de un título universitario.
  • Reducir la brecha de ingresos entre hombres y mujeres, al permitir que más mujeres ingresen al mercado laboral y tengan más horas de trabajo.
  • Aumentar los ingresos de por vida de las mujeres, con el mayor porcentaje de aumento entre mujeres negras y latinas, fortaleciendo su seguridad financiera para la jubilación.
  • Revertir la historia de infravaloración de las responsabilidades ejercidas por las cuidadoras, mejorando de forma significativa la seguridad económica de los trabajadores asociados al cuidado infantil.
Cuidado infantil universal
Foto: Istock

Cuando se trata del beneficio relacionado con los ingresos, los investigadores encontraron que una mujer con dos hijos podría ver un aumento de 77.000 euros en sus ganancias de por vida gracias al cuidado infantil universal.

Los investigadores señalan en su estudio que 1,3 millones de mujeres en Estados Unidos podrían experimentar un aumento de ingresos de alrededor de 130 mil millones de dólares a lo largo de su vida.

Y, además, si se implantara el cuidado infantil universal, el número de empleos a tiempo completo mejoraría en un 17 por ciento, mientras que el número de mujeres que trabajarían sin un título universitario aumentaría en un 31 por ciento.

Cuando se trata de abordar la emergencia nacional de mujeres que han abandonado sus puestos de trabajo para el cuidado infantil, desarrollar un modelo de cuidado infantil universal podría ser de muchísima ayuda.

Y los mayores beneficios se verían en mujeres de entre 30 a 40 años de edad, dado que son las que tienen mayores probabilidades de encontrarse criando a sus hijos en este rango de edad, además de las mujeres con bajos ingresos que normalmente gastan alrededor de un tercio del dinero que llevan a casa en el cuidado de sus hijos. 

Como señala el citado informe, “invertir en el cuidado infantil asequible y de alta calidad no solo apoya a las familias, el desarrollo y los resultados de por vida tanto de los niños como de las comunidades de familias y proveedores en tiempo real, sino que tendría efectos adicionales que aumentaría la seguridad económica de los niños, sus madres y sus familias a lo largo de su vida”.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo