Doulas en España

El Defensor del Pueblo rebate el papel activo de las doulas en los partos

En la sesión del Senado del pasado 29 de septiembre afirmó que las doulas no reúnen las condiciones ni cualificaciones exigidas para desempeñar esta actividad.

También te puede interesar: Doulas, expertas en maternidad
El Defensor del Pueblo rebate el papel activo de las doulas en los partos

El pasado marzo una senadora electa por Alicante formuló su pregunta sobre el papel de las doulas en los servicios de atención durante el embarazo, parto y puerperio, así como las previsiones acerca de su regulación. Ante esta cuestión el Gobierno declaró que la atención a las mujeres durante esos momentos es una competencia de la especialidad de enfermería Gineco-obstétrica y que está así legalmente regulado, de la misma forma que se encuentra regulado el papel de la matrona como profesión específica. Además incluyó en su respuesta que El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, tras el informe del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España, había procedido a revisar el documento de la estrategia de atención al parto normal en el sistema sanitario español y que garantizaba, por tanto, que no existe posible confusión o interpretación errónea sobre las cualificaciones que deben poseer todas aquellas personas que atiendan a las mujeres durante el embarazo, parto y posparto.

Por otro lado declaraban, asimismo, que no existía en aquel momento constancia de haber recibido solicitud o demanda para regular la figura de la doula en España.

Para situar el contexto, el pasado mes de febrero el Consejo General de Enfermería de España publicó un estudio en el que afirmaban que la acción de las doulas entrañaba riesgos para la salud de las madres y los bebés y que estas incitaban a las mujeres a prácticas que entraban en conflicto con las medidas de salud pública. En el informe presentado se aseguraba que las doulas a menudo aconsejaban a la madre evitar el contacto con profesionales sanitarios y que recomendaban rituales sin beneficios demostrables sobre la salud, además de concluir que, como esta actividad no está reconocida en el Impuesto de Actividades Económicas, solían desarrollar su actividad en cauces de economía sumergida.

Respuesta de las doulas

Multitud de asociaciones de doulas, y doulas como particulares, recurrieron al Defensor del Pueblo y comenzaron a enviar reclamaciones sobre la información vertida en este informe al que afirman que, en tanto en él como en medios, los profesionales sanitarios “se han aprovechado de sus cargos, su credibilidad y posición relevante en la sociedad para atacar sin el más mínimo pudor a meras ciudadanas que ejercen una profesión no sanitaria, que nada tiene que ver con la de las matronas, vulnerando su propio Código de Conducta del Estatuto Básico del Empleado Público, y sus obligaciones legales y deontológicas como profesionales sanitarios que les imponen respetar los derechos constitucionales de los ciudadanos”.

Ante toda esta situación, finalmente el Defensor del Pueblo, Soledad Becerril, ante el Senado y revisando los datos generales sobre salud aseguró que “creemos que estas personas no reúnen las cualificaciones legal y reglamentariamente exigidas para el desempeño de una profesión, de una actividad”.

Sin embargo, es una realidad el trabajo de estas mujeres que acompañan a las futuras mamás en ese periodo determinado de la vida y que les ofrecen soporte, tanto físico como emocional. Ellas mismas aseguran que “para ser Doula es imprescindible seguir una buena formación que deje muy claros los límites (...) y no haya dudas en lo que se debe y lo que no se debe hacer. Las Doulas, siempre que sepamos cual es nuestra función, tenemos futuro. (...) siempre hemos tenido los criterios muy claros y basamos la formación en el absoluto respeto hacia el personal sanitario, en la no intervención, en la necesidad de tener muy claras las competencias de las comadronas y no querer suplantarlas nunca. Queremos transmitir qué significa la responsabilidad como Doulas: acompañar sin intervenir, sin juzgar, sin guiar, sin la necesidad de aplicar terapias, sabiendo reconocer, sin equívoco, el lugar adecuado de la Doula” por lo que, en principio, no existe conflicto entre el papel que desean desempeñar estas mujeres y el que realiza el personal sanitario que atiende a las mujeres en sus embarazos, partos y pospartos.

Al final, todos buscamos lo mismo, ayudar a mamás y bebés a que este periodo sea un momento espléndido del que puedan disfrutar ambos con salud y felicidad.

Fuentes: Web Senado, Consejo General de Enfermería, Mares Doules, Doulas.es

Etiquetas: doula, embarazada, embarazo, matrona, parto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS