Música y medicina

El emotivo vídeo de un doctor tocando el piano en quirófano mientras operan a un niño

El niño fue intervenido por un tumor en la médula espinal mientras el biólogo molecular y compositor Emilio Torso ejecutaba algunas obras. A través del encefalograma se siguió la respuesta del paciente a la música.

Muchos de nosotros acudimos a la música cuando buscamos relajar nuestra tensión, nuestros nervios y calmar la mente. Cumpliendo su objetivo, esa sintonía agradable es capaz de regalarnos un aporte de serotonina que alivia el estrés, las molestias físicas, las tensiones y las preocupaciones.

Emilio Torso es consciente del impacto de la música en nuestro cerebro para acercarnos a un estado de bienestar, sobre todo en los más pequeños y por eso, la ha introducido en un lugar muy insospechado.

Ha ocurrido en un hospital de Italia, mientras un equipo médico de dieciséis personas operaba a un niño de 10 años para extraerle un tumor de la médula espinal, el biólogo molecular y también compositor, Emilio Torso, tocaba un piano de cola situado dentro del propio quirófano de Ancona. El pianista tocó una frecuencia comúnmente conocida como "curativa", debido a las reconocidas repercusiones terapéuticas analizadas en el organismo.

"Una atmósfera mágica de completa armonía inundó el quirófano", explicaba a los diarios de prensa italiana Roberto Trignani, neurocirujano jefe del hospital Riuniti, que practicó la operación que duró cuatro horas.

La concejala de cultura italiana, Giorgia Latini, ha felicitado a Torso por su innovadora idea y se ha referido a él como "una persona exquisita y un profesional valioso que lleva años estudiando los efectos beneficiosos de la música sobre el bienestar psicofísico de la persona". Asegura además que la música de este famoso compositor ya se utiliza, con éxito, en todo el mundo para seguir a sujetos que padecen patologías crónico-degenerativas.

El pequeño escuchó la música

Los doctores aseguran que, aunque el pequeño estaba bajo anestesia general, sonreía levemente de vez en cuando mientras realizaban la cirugía. Según el doctor Trignani, pudieron saber que el niño sentía la música gracias al estudio de su encefalograma, donde pudieron observar que "cuando la música se interrumpía, el patrón cambiaba"

"Estoy bien", ha comentado el pequeño paciente a los medios de comunicación después de la intervención. "¿Que si oí la música? Sí, la oí", ha dicho. Por sorprendente que parezca, la melodía ha atravesado los límites físicos para lograr su propósito de calmar al niño. 

Después de las cuatro horas, los profesionales de la medicina consiguieron extraer completamente el tumor y ahora, toca esperar a los siguientes resultados de nuevas pruebas que determinarán si el niño necesitará pasar de nuevo por el quirófano o podrá continuar su recuperación fuera del hospital.

Continúa leyendo