Vídeo de la semana

Sueño

El estudio del sueño en niños con apnea puede evitar las cirugías

Cuando se detecta apnea del sueño severa en niños y niñas, la práctica médica más habitual consiste en la extirpación de las amígdalas. Sin embargo, una nueva investigación descubre que la operación se puede evitar con un estudio del sueño.

bebé durmiendo
Fuente: FreePic

Si hay algo que preocupa en gran medida a mamás y a papás es el sueño del recién nacido, sobre todo cuando se interrumpe: ¿Estará respirando bien? ¿Este ruido es normal?

La necesidad de que descanse de una forma adecuada para que pueda seguir con su correcto desarrollo se junta con el miedo a que el bebé padezca de algún trastorno respiratorio del sueño de gravedad.

Una nueva investigación analiza los síntomas que tienen niños sanos con trastornos respiratorios del sueño, como ronquidos o interrupción temporal de la respiración y recomienda a los padres consultar con su pediatra u otorrinolaringólogo sobre los beneficios de un estudio del sueño (que llaman polisomnografía) antes de optar por la cirugía.

El informe se ha publicado en la revista 'Annals of Otology, Rhinology & Laryngology' y desvela las ventajas de hacer un estudio del sueño. Según informa el equipo de investigadores, los trastornos respiratorios del sueño son comunes en los bebés y niños y varían desde ronquidos leves hasta apnea del sueño severa.

Para saber con exactitud la gravedad de la afección, los expertos recomiendan los estudios del sueño, porque proporcionan más información y también son más seguros y menos invasivos que la opción médica más recurrida: la adenoamigdalectomía, esto quiere decir, la extirpación de las adenoides y las amígdalas para mejorar la afección.

Para ver las características de los niños con trastornos obstructivos del sueño, los investigadores realizaron un estudio retrospectivo en pacientes de entre 2 y 18 años que se sometieron a una polisomnografía diagnóstica para trastornos respiratorios del sueño entre los años 2012 y 2018.

La cirugía puede ser innecesaria

Lo que encontraron en este examen del sueño es que muchos de los niños, un 44,7%, que teóricamente procederían a la cirugía de extirpación sin el estudio de sueño previo, "tenían estudios de sueño normales, lo que potencialmente cuestiona la necesidad de cirugía", explica el autor correspondiente Michael Cohen, profesor asistente de otorrinolaringología, cirugía de cabeza y cuello en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM), en Estados Unidos.

Los hallazgos también sugieren la posibilidad de que los niños caucásicos, los niños mayores de cuatro años, los niños sin síntomas respiratorios distintos de los ronquidos y los niños con amígdalas más pequeñas puedan tener más probabilidades de tener estudios de sueño normales.

Según la coautora Jessica Levi, profesora asociada de otorrinolaringología y pediatría en la BUSM, esta investigación demuestra que la obtención de estudios del sueño puede afectar las decisiones de manejo sobre si proceder con una cirugía o recurrir a la medicina para controlar los síntomas del pequeño.

"Las posibles demoras en la atención y el costo asociado con la obtención de polisomnografía deben sopesarse con las preocupaciones de los padres y la posibilidad de que el resultado pueda cambiar el manejo” agrega Levi, también directora del otorrinolaringología pediátrica del Boston Medical Center.  

Gracias a este estudio las familias pueden estar más informadas para, junto a su pediatra de confianza, tomar la mejor decisión (y no la más rápida) para la salud y el bienestar del descanso de los niños y niñas.

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo