Embarazo

El hermano descolgado: cuando la diferencia de edad entre hermanos es muy grande

¿Hay un tiempo ideal para dejar pasar entre un embarazo y otro? ¿Cómo se vive en casa cuando la edad entre un hermano y otro es muy grande? Resolvemos algunas dudas.

hijo descolgado
Foto Istock

La Organización Mundial de la Salud recomienda como diferencia de edad ideal entre los hermanos los tres años, porque el cuerpo de la mujer se ha recuperado del embarazo y parto anterior es y está preparado para una nueva gestación. Sin embargo, muchos padres prefieren esperar más o les llega un embarazo “por sorpresa”. ¿Cómo se vive en casa?

Del estrés a la aceptación

Tener hijos entre los que haya una diferencia de edad marcada tiene sus aspectos positivos y otros negativos. En un primer momento, al conocer la noticia del embarazo cuando no se esperaba puede suponer estrés, pero es importante tratar de analizar la situación y tener en cuenta que todo tiene pros y contras.

El tener hijos espaciados permite que los padres puedan disfrutar mejor de la primera infancia de cada uno de ellos. Esa es, precisamente, la gran ventaja para los padres, disfrutar del nuevo bebé como si fuese el primero, pero con la experiencia de haber vivido con anterioridad la maternidad.

Nuevas responsabilidades

Los hijos mayores tienen que acompañar a su madre a sus revisiones, ir con ella a comprar la ropita del bebé e, incluso, ayudarla a cambiar los pañales y sacar a pasear a su hermano pequeño. Al principio hace mucha ilusión, pero luego se convierte en una responsabilidad que no siempre se quiere asumir.

Los hermanos no comparten con los “recién llegados” horas de juego ni muchas de las actividades de su día a día. Los horarios y necesidades son diferentes, pero los hijos “descolgados” tienen un vínculo común: el amor de sus hermanos indistintamente de la edad. Se crea un vínculo muy fuerte y la figura del hermano o hermana mayor adquiere mucho peso, mucha relevancia para el hermano de menor edad.

Las ventajas más obvias

1. Protección de los mayores: protegen al menor de cualquier peligro y se convierte en el mejor consejero para ellos.

2. Colaboración en la educación: ayudan a sus padres en el cuidado del hermano menor y suelen hacerse cargo de ciertas responsabilidades de la casa.

3. Menos peleas: los hermanos discutirán menos por ver la televisión, por los juguetes o por quién va con mamá de la mano.

Algunas desventajas

El principal inconveniente de tener un hijo “descolgado” es que la pareja tiene que volver a empezar, renunciar a la comodidad que ya tenían con sus otros hijos y volver con las rutinas. Volver, de primeras, a las noches sin dormir cuando ya se tenía esa etapa superada, a las rabietas, etc. Estos aspectos pueden ser más difíciles de gestionar.

Otro punto desfavorable es que un niño pequeño conlleva mucha energía y puedes llegar a sentirte cansada porque se tiene otra edad. La diferencia entre la edad del primer hijo y el que llamamos "hijo descolgado" se nota y nuestra vitalidad puede no ser la misma. 

La realidad, con sus aspectos positivos y negativos, es que no hay una respuesta única y válida a la edad que es conveniente que se lleven los hermanos. Lo importante es crecer, siempre, con el amor de una familia.

Continúa leyendo