Infecciones virales

El herpes zóster en visión de 360º: un cambio de paradigma en la prevención

Clínicos, investigadores, pacientes y administración se reúnen para debatir las necesidades de los diferentes colectivos en toda la cadena de vacunación.

Conseguir que la aceptación y coberturas que disfrutan hoy los programas de vacunación infantil se asemejen a las de los programas de inmunización de adultos es un reto para las autoridades sanitarias. Sin embargo, cualquier esfuerzo dirigido a mejorar las coberturas en estos grupos se compensaría con la reducción costos de asistencia por disminución de enfermedades graves. Este es el caso de la prevención frente al herpes zóster (HZ), en torno a la que se ha celebrado el VI Foro de Salud Pública, organizado por Wecare-U con el apoyo de Fundamed y GSK, y que ha contado con la visión de todos los agentes implicados en la cadena de vacunación.

Detección del herpes zóster

El herpes zóster
Foto: Istock

Atención Primaria es el primer escalón para detectar esta patología tal y como explicó Isabel Jimeno, responsable del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales (SEMG) quien recordó la necesidad de contar con un calendario común de adultos y evitar las diferencias entre Comunidades ya existentes.

Pilar Arrazola, jefa de Medicina Preventiva del Hospital 12 de octubre, recalcó la necesidad de reforzar los servicios de medicina preventiva y la comunicación entre profesionales mejorar la vacunación.

Por su parte, Antonio Rivero, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Reina Sofía, incidió en la pérdida de calidad de vida asociada a la enfermedad, al “causar un dolor intenso que puede prolongarse y complicarse con la neuralgia postherpética”.

Las visiones de la Administración y de los pacientes

Jorge del Diego, subdirector de promoción de la salud y prevención del Ministerio de Sanidad afirmó que el suministro de dosis de la nueva vacuna frente al zóster ya está asegurado y que su uso permitirá prevenir una enfermedad muy limitante al tiempo que se generan ahorros al sistema dada su probada coste-efectividad.

Precisamente, uno de los territorios que más ha avanzado la vacunación frente a herpes zóster es Madrid que desde mayo vacuna ya a las personas con 65 y 80 años de edad. Elena Andradas, directora general de Salud Pública de la Consejería de Sanidad madrileña, subrayó como una de las prioridades de esta Comunidad el incluir con agilidad y eficiencia las innovaciones vacunales siguiendo los criterios establecidos en la Comisión de Salud Pública y con el objetivo de “ganar años con calidad de vida”.

El Foro de Salud Pública también ha reflejado las necesidades de los pacientes en torno a esta vacunación. Marcos Martínez, gerente del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) ha puesto en valor la formación por parte del paciente, como una “actividad complementaria” a la labor profesional. Contar con una herramienta de prevención eficaz, como es actualmente la vacuna de HZ, es una “noticia bien recibida” para Jorge Garrido, director de Apoyo Positivo, una entidad con modelo de ONG que proporciona soporte a pacientes con VIH, entre otros.

Una apuesta por las vacunas

Vacuna contra el herpes zóster
Foto: Istock

La jornada contó también con uno de los investigadores principales de esta vacuna en España, Javier Díez Domingo, jefe del Departamento de Investigación de Vacunas de FISABIO (Valencia). El experto destacó el aumento observado de incidencia de HZ en personas con comorbilidades, como por ejemplo personas que sufren EPOC o diabetes. En este contexto, Díez destacó datos que llamaron su atención durante los ensayos clínicos como la prolongación del dolor durante más de tres meses debido a la neuralgia postherpética.

Por su parte, Jaime Pérez, médico especialista en Medicina Preventiva de la dirección general de salud pública de la Consejería de Sanidad de Murcia, ofreció su punto de vista técnico centrado en las recomendaciones de vacunación aprobadas por Sanidad: vacunación de personas con condiciones de riesgo y también de adultos sanos de 65 y 80 años. Destacó, entre otros aspectos interesantes, que el riesgo medio de padecer HZ se incrementa con la edad llegando al 50% en personas mayores de 85 años y que entre las complicaciones se encuentra la neuralgia postherpética, la ceguera asociada al zóster oftálmico, así como las hospitalizaciones que son cada vez más frecuentes por esta patología.

Finalmente, Ana Hernando, directora de Relaciones Institucionales del área de Vacunas de GSK España, habló de la necesidad de impulsar la investigación de nuevas vacunas que permitan abordar necesidades médicas no cubiertas todavía y mejorar la eficacia de algunas de las vacunas ya existentes. Aludiendo a la vacunación de adultos, remarcó que la tendencia al envejecimiento progresivo de la población europea justifica la apuesta por la vacunación de los adultos como una parte de un envejecimiento saludable y en línea con los objetivos marcados por la propia OMS.

Continúa leyendo