El juez ordena la entrada en prisión de Juana Rivas

Juana Rivas fue condenada en 2018 por sustracción de menores por huir de Italia, donde vivía junto a su expareja, con sus dos hijos tras varias denuncias de maltrato contra este. Ahora el juez ha ordenado su entrada en prisión.

El caso de Juana Rivas fue muy mediático y levantó una oleada de indignación y opiniones de todo tipo. 

Esta mujer granadina vivía en Italia junto a sus dos hijos y su pareja, Francesco Arcuri. En 2009 el italiano fue condenado por lesionarla y, posteriormente, en 2016, ella volvió a denunciarle por maltrato. Ese mismo año, decidió huir junto a sus hijos a Granada (España) y no volver a entregarlos a su padre. Arcuri solicitó el retorno de los menores ante los tribunales, que dictaron hasta en tres ocasiones que los retornara con ellos y, ante la última petición, la madre desapareció con ellos durante un mes. Tras este suceso, el juez Manuel Piñar, titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Granada, condenó en julio de 2018 a Juana Rivas a cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores (uno por cada niño). Esta pena fue reducida después a dos años y medio de prisión por el Tribunal Supremo.

Finalmente, Rivas entregó a los niños a su padre y desde 2017 viven en Italia con él. Se le concedió la guardia y custodia por sentencia de un tribunal italiano. Los niños han podido viajar a España en este tiempo por el régimen de visitas, que también ha permitido a Juana viajar a Italia a verles. Durante este periodo, han sido varias las denuncias que Juana ha interpuesto contra el padre por presunto maltrato a los niños, pero los tribunales italianos las archivaron todas por considerarlas "inconsistentes".

Ante la condena, el abogado de Juana Rivas presentó una petición de indulto ante el Gobierno entendiendo que se cumplían los requisitos para ello, sin embargo, el juez ha decretado su detención y entrada en prisión.  

El abogado de la mujer considera “injusta” la decisión y ha declarado a los medios que, teniendo en cuenta que el Gobierno aún no ha resuelto la petición de indulto solicitada, presentará un recurso contra el auto del juez Manuel Píñar.

La condena completa de Juana Rivas consiste en dos años y medio de prisión por un único delito de sustracción de menores, seis años de pérdida de la patria potestad sobre sus dos hijos menores de edad y el pago de una indemnización de 12.000 euros a su expareja.

Oleada de crispación y posturas enfrentadas

No han tardado en sucederse las reacciones a la noticia, sobre todo en redes sociales, generando una oleada de crispación: por un lado los que consideran intolerable que acabe en la cárcel por defender a sus hijos de un supuesto maltratador y consideran que la Justicia ha fallado y entre los que consideran que mintió y secuestró a sus hijos, cometiendo un delito. Una sentencia que, sin duda, ha puesto de nuevo en la palestra el debate sobre la violencia de género, la violencia vicaria y las sentencias judiciales.

Continúa leyendo